LO ÚLTIMO - Minsa presentó los resultados del informe de la comisión investigadora sobre el caso Vacunagate

Alemania prolonga hasta el 31 de enero las restricciones contra la COVID-19

Agencia EFE

larepublica_pe

05 Ene 2021 | 15:39 h
La nueva variante del Reino Unido fue la causa del endurecimiento de las medidas contra la COVID-19, según Ángela Merkel. Foto: AFP
La nueva variante del Reino Unido fue la causa del endurecimiento de las medidas contra la COVID-19, según Ángela Merkel. Foto: AFP

La canciller Ángela Merkel reconoció que cerrar los colegios es una decisión “muy dura” para las familias, pero necesaria para evitar aún más la propagación.

El Gobierno de Alemania acordó prolongar hasta el 31 de enero las restricciones y endurecer algunas de ellas, como la de las reuniones privadas, que a partir de ahora solo podrán incluir a una persona que no viva en el domicilio.

Estas medidas se incluyen dentro del nuevo paquete de restricciones a la vida pública y la actividad económica que han acordado en una videoconferencia la canciller alemana, Angela Merkel, y los jefes de los 16 ejecutivos regionales del país para atajar la propagación del coronavirus, tras una negociación de más de cinco horas.

Asimismo, se establecieron las primeras restricciones a la movilidad durante la pandemia. En las áreas donde se superen los 200 casos por cada 100.000 ciudadanos, en siete días se limitará el movimiento de sus habitantes a un radio de 15 kilómetros desde su domicilio.

“Las medidas se deben prolongar y en algunos puntos endurecer”, aseguró Merkel en la rueda de prensa que ofreció tras la videoconferencia con los funcionarios del interior del país.

Además de las cifras de nuevos infectados y muertos, la canciller señaló, como razones para esta serie de decisiones, la aparición de la mutación detectada en el Reino Unido, al parecer más infecciosa, y el estado “muy, muy próximo a la situación límite” en el sistema sanitario alemán.

Merkel reconoció que la decisión de mantener los colegios cerrados -con educación a distancia- hasta finales de enero es una medida “dura” para las familias, pero necesaria para reducir los contactos interpersonales.