Fue secuestrado de niño y 11 años después se reencuentra con su familia gracias a Google Maps

Mundo LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

12 Oct 2020 | 21:54 h
Ervan Wahyu fue secuestrado a los 5 años por un artista callejero que lo obligaba a actuar con él. Foto: Regional Kompas
Ervan Wahyu fue secuestrado a los 5 años por un artista callejero que lo obligaba a actuar con él. Foto: Regional Kompas

Ocurrió en Indonesia. El menor fue raptado por un artista callejero que lo forzaba a actuar con él. Después vivió en una casa de unidad vecinal y en un internado islámico.

En Indonesia, un adolescente de 17 años se reencontró con su familia más de una década después de ser secuestrado gracias a Google Maps, servidor de aplicaciones de mapas en la web, informó el portal Regional Kompas.

Ervan Wahyu Anjasworo, de la localidad de Sragen, en la isla Java, estaba participando en un curso de capacitación en un centro de rehabilitación para menores cuando tomó la decisión de navegar por el aplicativo de mapas para tratar de hallar el mercado adonde lo llevaba su abuela de pequeño.

PUEDES VER México: cientos de taxistas protestan contra choferes de aplicaciones por competencia desleal

Comenzó buscando en la ciudad de Sukarta, en la provincia de Java Central, y luego revisó uno por uno todos los mercados del área, hasta que encontró uno tradicional en Sragen que le recordaba al de su niñez.

Según detalló el medio local, el joven dio la dirección a un trabajador social, quien contactó con los servicios sociales en Sragen, que pudieron ubicar a sus parientes. Días después, Ervan recibió un paquete con fotos suyas y de su familia. “Sigo recordando las caras de mi padre, de mi madre y de mis hermanos”, expresó.

Posteriormente, el adolescente fue trasladado a la localidad indonesia, donde se reencontró con su familia, a la que no había visto hace 11 años.

PUEDES VER “Sufrimos, pero no ha sido en vano”: familia en EE. UU. perdió a cuatro de sus miembros por la COVID-19

Ervan fue secuestrado a los 5 años por un artista callejero que lo obligó a actuar con él. Durante dos años, el pequeño vivió en calles de distintas ciudades de la nación, hasta que un día su raptor lo abandonó al escapar tras escuchar el sonido de sirenas de policía.

Luego, el niño halló asilo en la vivienda del jefe de la unidad vecinal local, pero cuando el propietario falleció, fue llevado a un centro de atención de mujeres y niños. De allí fue enviado a un internado islámico, donde residió 8 años antes de reunirse de nuevo con los suyos.

Indonesia, últimas noticias:

Video Recomendado

Lazy loaded component