Madre deja a su niño llorando en su casa y se va a una fiesta: “Es mi hijo y hago lo que quiero”

Mundo LR

larepublica_pe

21 Jul 2020 | 15:40 h
El niño tenía hambre y se sentía abandonado. (Foto: Crónica)
El niño tenía hambre y se sentía abandonado. (Foto: Crónica)

El hecho sucedió en Argentina y los policías tuvieron que tumbar la puerta de la vivienda para atender al menor de edad.

En Argentina, en la provincia de La Rioja, una mujer dejó solo a su hijo de cuatro años con la intención de irse a bailar y provocó los llantos del pequeño.

Según informó el portal Crónica, ella quiso celebrar el ‘Dia del Amigo’, por lo que había quedado con varios de sus amigos. El menor, al ver que su mamá no se encontraba en casa, empezó a llorar por incontables minutos y eso llamó la atención de los vecinos, quienes llamaron a los agentes policiales para que puedan ver cómo se encontraba el menor de edad.

PUEDES VER: Hallan a niña abrazada a su perro tras ser abandonada por su padrastro en plena carretera

El citado medio señaló que los oficiales llegaron a la casa y como no abrieron la puerta la tumbaron, y el menor de cuatro años se sentía abandonado y con hambre.

Al cabo de unas horas, la mujer llegó hasta su domicilio y se sorprendió al ver a la policía junto con el niño. “Él es mi hijo y yo hago lo que quiero”, les indicó a las autoridades.

Los oficiales optaron por poner al menor de edad en “situación de abrigo” y están a la espera de que algún familiar se haga a cargo del pequeño, mientras investigan y le realizan exámenes a la madre.

PUEDES VER: España: hombre podría ir a prisión por llamar 40 veces en un día a su exnovia para pedirle volver

La pareja perversa que encerró a su hijo en una jaula y le lanzó agua hirviendo

Una pareja de Singapur, que produjo la muerte de su pequeño de cinco años tras lanzarle agua hirviendo, fue sentenciada con 27 años de cárcel por el Tribunal Superior, el último 13 de julio. Se trata de “uno de los peores casos de maltrato infantil” registrados en el país.

Ridzuan Mega Abdul Rahman (28) recibió 27 años de cárcel y 24 azotes, mientras que su esposa, Azlin Arujunah (28), fue sentenciada a la misma pena con un período adicional de un año en lugar de azotes.

Según la justicia, ambos lanzaron agua caliente a su hijo en cuatro ocasiones, entre el 15 y el 22 de octubre de 2016. La tortura ocurrió en su apartamento en la región de Toa Payoh. Siete horas después lo llevaron a un hospital local, de acuerdo The Straits Times. Sin embargo, el menor murió con el 75 % de su cuerpo cubierto de llagas.