EN VIVO - Tokio 2020: sigue aquí las últimas noticias de los Juegos Olímpicos

Coronavirus: estas son las 10 pruebas de vacunas más avanzadas contra la COVID-19

Mundo LR

La crisis sanitaria aceleró el proceso de investigación y desarrollo de una cura contra la COVID-19. (Foto: SINC)
La crisis sanitaria aceleró el proceso de investigación y desarrollo de una cura contra la COVID-19. (Foto: SINC)

Científicos trabajan contra el reloj para encontrar la cura que nos proteja de la COVID-19. La Universidad de Oxford y la biotecnológica Moderna encabezan este proceso que recibe miles de millones de financiación.

Publicidad

La pandemia del coronavirus se ha convertido en una carrera contra el tiempo en la búsqueda de una vacuna contra el mortífero mal que ya supera los 12 millones de casos de contagios a nivel global. Si bien esta suele llevar muchos años en su desarrollo, la crisis sanitaria aceleró este proceso.

Empresas y centros de investigación vienen trabajando un total de 149 antídotos en todo el mundo. Hasta el momento estos son los proyectos que reciben miles de millones de dólares para obtener resultados seguros y eficaces que nos protejan contra los efectos del SARS-CoV-2.

PUEDES VER Bill Gates pide distribuir vacunas de la COVID-19 a los más necesitados y no a quienes paguen más

Universidad de Oxford: AstraZeneca

La primera en esta clasificación es la que viene desarrollando la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca. Se encuentra en fase III de pruebas de eficacia, se está probando con 4.000 voluntarios en Reino Unido, en breve se ensayará en Brasil con 5.000 personas y en Sudáfrica con 2.000. En los ensayos también están incluidos niños de 5 a 12 años y adultos de más de 70 años.

Los investigadores esperan que la vacuna pueda contener a la proteína S para inducir la producción de anticuerpos específicos. En caso de probarse su eficacia, la compañía ya ha firmado con socios en Reino Unido y Estados Unidos para su producción en masa.

Moderna

La firma estadounidense ha iniciado la fase tres de su candidato, mRNA-1273, y se prevé probarlo con 30.000 voluntarios este mes de julio, ya que una caída en sus acciones el último jueves podría retrasar el proyecto.

La vacuna de esta biotecnológica, con sede en Cambridge, Massachusetts, está basada en el uso de la tecnología del ARN mensajero (ARNm). Una vez inyectado en el cuerpo, envía a las células el mensaje de que produzcan proteínas similares a las del virus que se activan y funcionan como anticuerpos.

CanSino Biologics

CanSino Biologics en conjunto con la Academia de Ciencias Militares de China, viene desarrollando su vacuna experimental Ad5-nCoV, la misma que hace un par de semanas recibió autorización para su uso entre los miembros de las fuerzas armadas pese a encontrarse en la fase I y II.

En esa misma línea, Reuters reveló que la empresa “se había negado a revelar si la inoculación del candidato de vacuna [a los militares] era obligatoria u opcional, citando secretos comerciales”, en un correo electrónico enviado a esta agencia de noticias.

Por su parte, el presidente de CanSino Biologics, Yu Xuefeng, se defendió señalando que los ensayos clínicos de las primeras fases del candidato a la vacuna habían demostrado un “buen perfil de seguridad y altos niveles de respuesta inmunitaria en los pacientes”.

Sinopharm

La compañía estatal china Sinopharm anunció que en junio iba a pasar a la tercera fase de ensayos de su medicamento, el cual está basado en virus inactivado, que ha sido desarrollada por una de sus filiales: China National Biotec Group (CNBG), en colaboración con los Institutos de Productos Biológicos y de Virología de Wuhan.

Hasta el momento han participado a cerca de 2.000 personas en su primera y segunda fase. Asimismo, se prevé una producción de 200 millones de dosis de vacunas COVID-19 inactivadas al año.

Sinovac Biotech

En el quinto lugar tenemos a otra empresa china, se trata de la compañía privada Sinovac Biotech que anunció que va a iniciar la fase III de su vacuna de virus inactivado, llamada CoronaVac.

La firma detalló en junio último que las fases I y II mostraron una respuesta inmunitaria al virus del 90 % de 743 voluntarios.

Ahora será probado en 12 centros de investigación en seis estados brasileños con unos 9.000 voluntarios. Este país latinoamericano tiene los peores registros de casos y muertes por la COVID-19.

PUEDES VER “Si el debilitamiento de la COVID-19 es cierto, podría desaparecer sin una vacuna”, dice experto italiano

Instituto de Biología Médica de China

La vacuna contra el coronavirus se desarrolla en el Instituto de Biología Médica de la Academia China de Ciencias Médicas (MBCAMS) y ya entró en fase II de ensayos clínicos, informó Xinhua.

La información sobre este prototipo es escasa. Por lo que serán los ensayos los que determinarán la dosis de la vacuna, así como su potencial.

Imperial College de Londres

En Londres, los investigadores del Imperial College en asociación con la firma de inversión Morningside Ventures han desarrollado una vacuna de ARN ‘autoamplificado’, que potencia la producción de una proteína viral para estimular el sistema inmunitario.

Las pruebas de las fases I y II se iniciaron hace algunas semanas con 300 personas sanas: “Hemos sido capaces de producir una vacuna desde cero y llevarla a pruebas con humanos en solo unos meses”, según señaló Robin Shattock, profesor de Infección e Inmunidad en la Facultad de Medicina de la institución, en declaraciones a la BBC.

BioNTech, Pfizer y Fosun Pharma

Alemania, Estados Unidos y China han unido esfuerzos a través de los laboratorios BioNTech, Pfizer y Fosun Pharma, respectivamente. Este trío viene desarrollando su vacuna basada en tecnología de ARN mensajero. El proyecto de estas compañías cuenta con el apoyo financiero de la Operation Warp Speed.

Los resultados preliminares en las fases I y II de su antídoto de ARNm, con 45 voluntarios sanos, han sido prometedores al haber producido anticuerpos contra el SARS-CoV-2, mientras que algunos experimentaron efectos secundarios moderados como alteraciones del sueño y dolor en los brazos.

La vacuna estaría lista para fines de este 2020, informó la CNN.

INOVIO

La estadounidense INOVIO comenzó la fase I de ensayos clínicos de su candidato INO-4800, en abril y señaló que esperaba entrar en las fases II y III a finales de septiembre.

Durante esta instancia se evaluó el perfil inmunológico de INO-4800 administrado por inyección intradérmica seguida de electroporación utilizando el dispositivo CELLECTRA 2000 de la compañía.

La empresa publicó el 30 de junio un informe en el que decía que había logrado “resultados positivos” preliminares en dicha fase, pero los datos aún no han sido publicados en un estudio revisado por pares.

Asimismo, en un comunicado de prensa, la empresa dijo que su vacuna dio lugar a “tasas de respuesta inmunológica” en 34 de los 36 pacientes del pequeño ensayo.

NOVIO, que ha ganado más de 4.000 millones de dólares en su valor bursátil desde que comenzó la pandemia, no proporcionó los detalles necesarios para determinar si su vacuna funciona.

CureVac

La alemana CureVac cobró relevancia mediática el pasado mes de marzo cuando la Administración de Donald Trump intentó que la firma trasladara sus investigaciones a Estados Unidos.

En junio, la compañía, que lanzó ensayos de fase I de su vacuna de ARNm, dijo que su instalación alemana puede producir cientos de millones de dosis de vacunas al año.

Para proteger a CureVac de “inversiones extranjeras sospechosas y aportarle seguridad financiera sin influir en las decisiones empresariales”, el Estado alemán acaba de adquirir una participación del 23 % de la empresa por un total de 300 millones de euros, informó Bloomberg.