PARO DE TRANSPORTISTAS - ¿Qué se sabe de la movilización programada para este lunes 27 de junio?

Ministro de Salud brasileño renuncia al cargo por diferencias con Bolsonaro sobre el coronavirus

Con poco menos de un mes en el cargo y luego de la destitución de un anterior ministro, Nelson Teich presentó su dimisión a través de un comunicado oficial.

Neslon Teich y Jair Bolonaro. Foto: AFP.
Neslon Teich y Jair Bolonaro. Foto: AFP.
Agencia AFP

El ministro de Salud de Brasil, Nelson Teich, presentó su renuncia y alegó “incompatibilidades” con el gobierno del presidente Jair Bolsonaro, quien se opone a medidas de confinamiento y promueve el uso de la cloroquina contra el nuevo coronavirus, indicaron fuentes del ministerio a la AFP.

El ministro “pidió ser exonerado del cargo esta mañana. Por la tarde anunciará una conferencia de prensa”, indicó una nota del ministerio, sin mayores explicaciones.

PUEDES VER Bolsonaro ocultó su identidad para someterse a pruebas de coronavirus

Una fuente ministerial dijo a la AFP que la dimisión se debió a “algunas incompatibilidades de acción” con Bolsonaro, quien se opone a las medidas de aislamiento social y promueve el uso de la cloroquina para combatir la pandemia, que hasta el momento dejó casi 14.000 muertos en Brasil.

Teich, un oncólogo, había remplazado el 17 de abril a Luiz Henrique Mandetta, destituido por el mandatario igualmente por discrepancias en torno a las medidas para controlar la propagación de la covid-19.

Según la fuente ministerial, la gota que hizo desbordar el vaso fue la presión de Bolsonaro para que el ministerio de Salud autorizase el uso de la cloroquina en el estadio inicial del tratamiento a pacientes contagiados por el nuevo coronavirus, pese a que las pruebas con ese medicamento no se revelaron concluyentes.

PUEDES VER Bolsonaro incluye a gimnasios y salones de belleza como ‘actividades esenciales’ en Brasil [VIDEO]

El ministro sufrió por otro lado un serio desplante la semana pasada, cuando Bolsonaro incluyó, sin consultarlo, a los gimnasios y peluquerías en la categoría de “actividades esenciales” que podrían permanecer abiertas en estados donde los gobernadores impusieron medidas de cuarentena o aislamiento social.

Bolsonaro se opone a esas medidas, alegando que su coste económico es peor que la pandemia, a la que llegó a calificar de “gripecita”.