Trump advierte que “falta poco” para saber sobre el origen del coronavirus

“La evidencia enorme” sobre cómo inició la enfermedad, que ha causado la muerte de más de 252.000 personas en el mundo, nuevamente es planteada por el presidente de Estados Unidos.

Presidente Trump insiste en culpar a China sobre el origen del nuevo coronavirus. Foto: Composición.
Presidente Trump insiste en culpar a China sobre el origen del nuevo coronavirus. Foto: Composición.
Mundo LR

Durante este martes 5 de mayo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que dentro de un tiempo se publicará un informe que reúne detalles sobre el origen del nuevo coronavirus.

“Informaremos de manera muy definitiva dentro de un período de tiempo”, destacó el mandatario.

PUEDES VER Más de 252.000 personas ya han muerto por COVID-19 en el mundo

Trump ha señalado a China y a la Organización Mundial de la Salud (OMS) como responsables de la pandemia en reiteradas oportunidades. Este último martes volvió a arremeter contra el gigante asiático por la propagación del virus.

También hizo una serie de señalamientos el pasado jueves y aseveró estar seguro que la COVID-19 se había originado en un laboratorio de Wuhan, ciudad donde se registraron los primeros casos en el mundo.

Además, señaló que no puede revelar a la prensa a qué se debe su seguridad porque no se le permite pronunciarse sobre ello, pero “ha visto pruebas que lo corroboran”.

Pompeo afirmó que existe una “evidencia enorme” sobre el origen del coronavirus

Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, dijo el último domingo que existe una “evidencia enorme” de que el coronavirus se originó en un laboratorio de Wuhan.

Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos. Foto: Difusión.

“China tiene un historial de infectar al mundo, y tiene un historial de gestión de laboratorios de calidad inferior”, destacó Pompeo. “Estas no son las primeras veces que el mundo ha quedado expuesto a un virus como resultado de fallos en un laboratorio chino”, añadió el funcionario.

Sin embargo, la agencia de inteligencia del país norteamericano indicó que el nuevo coronavirus no “no es artificial ni genéticamente modificado” y desestimó alguna prueba de teoría conspirativa que culpa a China.

No obstante, reconocieron que siguen estudiando la hipótesis de Trump y sus asesores de que la pandemia podría ser producto de un accidente en un laboratorio chino.

China se defiende ante los señalamientos

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores del país asiático, Geng Shuang, habló sobre los señalamientos hacia China, que han surgido alrededor del mundo, sobre el coronavirus. Enfatizó que su país fue víctima del nuevo virus y no su cómplice.

Rechazó los comentarios hechos por el Gobierno de Estados Unidos y advirtió que “el enemigo es el virus, no China”, reseñó RT.