Falleció el exembajador de Irán en el Vaticano por coronavirus [VIDEO]

Medios iraníes informaron este jueves que el diplomático murió en un hospital local infectado con el coronavirus COVID-19.

Seyyed Hadi Khosroshahi ejerció funciones diplomáticas. Foto: difusión
Seyyed Hadi Khosroshahi ejerció funciones diplomáticas. Foto: difusión
Mundo LR

El exembajador de Irán en el Vaticano, Seyyed Hadi Khosroshahi, falleció este jueves a causa del nuevo coronavirus, según medios locales.

La agencia estatal de noticias iraní IRNA comunicó que Khosroshahi, de 81 años, falleció en el Hospital Masih Daneshvari.

PUEDES VER: Papa Francisco cancela misa por estar resfriado tras la expansión del coronavirus en Italia

Seyyed Hadi Khosroshahi ejerció varios diplomáticos desde la década de los 80. Con su muerte el número de víctimas fatales en Irán ascendió a 26, mientras hay unos 245 casos confirmados que ya están en cuarentena.

Lazy loaded component

Este jueves también se informó que la vicepresidenta de Irán para Asuntos de la Mujer y la Familia, Masoumeh Ebtekar, está infectada con el nuevo coronavirus.

La prueba del coronavirus dio positiva este jueves y fue realizada después de que Ebtekar presentase síntomas la víspera, cuando participó en la reunión del Consejo de Ministros, según su asesora de relaciones públicas, Fariba Ebtehaj.

PUEDES VER: Brasil reporta 20 nuevos posibles casos de coronavirus

Actualmente Irán es el cuarto país con más contagios de coronavirus y el segundo –después de China– con más muertes provocadas por la enfermedad COVID-19.

Entre los contagiados figura también el viceministro de Salud, Iraj Harirchi, quien anunció la noticia en un vídeo hace dos días, después de haber participado en una multitudinaria rueda de prensa.

Lazy loaded component

Otros afectados son los diputados Moytaba Zolnur, presidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exteriores del Parlamento, y el reformista Mahmud Sadeqí.

A nivel internacional, el virus ya infectó a más de 82.500 personas y provocó más de 2.800 muertos, la mayoría en la China continental.