Descubren una célula de nuestro sistema inmune que mata "todo tipo de cáncer"

Científicos británicos descubrieron que una célula del sistema inmune humano que puede detectar y destruir por su cuenta a las células cancerosas. El objetivo es aumentar el número de estas ‘defensoras’.

Descubrieron un tipo de célula T cuyo receptor detecta y mata a las células cancerosas. Imagen: Difusión.
Descubrieron un tipo de célula T cuyo receptor detecta y mata a las células cancerosas. Imagen: Difusión.
Mundo LR

Investigadores de la Universidad de Cardiff (Reino Unido) han descubierto que parte del sistema inmune humano puede ser utilizado en un nuevo tratamiento de inmunoterapia contra los diversos tipos de cáncer.

Los científicos, que publicaron sus hallazgos el último lunes en Nature Immunlogy, encontró una célula T cuyo receptor podría ubicar y eliminar a por lo menos diez tipos de células cancerosas.

“Aquí existe la posibilidad de tratar a cada paciente. Anteriormente, nadie creía que esto fuera posible. Eleva la posibilidad de un tratamiento para el cáncer ‘de talla única’, un solo tipo de células T que podría ser capaz de destruir muchos tipos diferentes de cáncer en la población", dijo a la BBC el investigador principal Andrew Sewell.

La idea es aumentar el número de estas células para combatir los diversos tipos de cáncer. Imagen: Science Photo Library.

PUEDES VER Los anticuerpos que apuntan a eliminar la metástasis para “curar la mayoría de los cánceres”

¿Qué hallaron exactamente?

Las células T son un tipo de glóbulo blanco que forman parte del sistema inmunitario, la defensa natural de nuestro cuerpo contra las infecciones. Estos defensores tienen “receptores” que les permiten escanear el cuerpo a nivel químico para evaluar si hay una amenaza que necesita ser eliminada.

Haciendo una serie de análisis en el laboratorio, los investigadores hallaron una célula T cuyo receptor podía detectar y matar una gran variedad de células cancerosas, entre ellas las células de cáncer como los de pulmón, piel, sangre, colon, hueso, próstata, ovario, riñón y cuello uterino.

Para sorpresa de los científicos, el asesino del cáncer dejó los tejidos sanos tras su accionar.

Este receptor de células T interactúa con la molécula MR1, que se encuentra en la superficie exterior de cada célula de nuestro cuerpo. Los investigadores creen que esta molécula le informa al sistema inmune el metabolismo distorsionado que ocurre dentro de una célula cancerosa.

Gary Dolton, coautor del estudio declara al medio británico: “Somos los primeros en describir una célula T que encuentra MR1 en las células cancerosas; eso no se había hecho antes, este es el primero de su tipo”.

Estos glóbulos blancos identifican y destruyen las células cancerosas. Imagen: Difusión.

PUEDES VER Científicos descubren el origen de la metástasis y están más cerca de la cura contra el cáncer

¿Cómo funciona el tratamiento?

Si bien la investigación aún está en su etapa temprana (solo se ha probado en roedores y células humanas en laboratorio), los autores ya tienen una idea de qué procedimientos realizar en los pacientes con cáncer.

Primero tendrán que tomar una muestra de sangre. Luego, las células T serían extraídas para ser modificadas genéticamente y reprogramadas para formar el receptor que detecta el cáncer.

Estas células mejoradas se cultivarían en grandes cantidades en el laboratorio y después se volverían a insertar en el paciente.

Se trata de un método similar al que utiliza CAR-T, un tratamiento de inmunoterapia que ha tedido éxito en sus pruebas humanas, pero que es altamente individualizado y funciona en solo unos cuántos tipos de cánceres (se los entrena para detectar un objetivo). Además, ha tenido problemas para eliminar los cánceres que forman tumores.

En cambio, esta nueva investigación apunta a vencer esas barreras. Algo en lo que coinciden Luia Mori y Gennaro de Libero, de la Universidad de Basilea en Suiza, para quienes el hallazgo tiene “gran potencial”.

“Estamos muy entusiasmados con las funciones inmunológicas de esta nueva población de células T y el uso potencial de sus TCR (receptores) en la terapia con células tumorales”.