- Pedro Castillo calificó de "ilegal" allanamiento en Palacio
Mundo

Hombre adelgaza 80 kilos para poder donarle riñón a su hermana

Ante la necesidad de que su hermana continuara con vida, un joven de Estados Unidos decidió darle un giro radical a su vida.

El joven tuvo que adelgazar 80 kilos para poder calificar como donante. Foto: Difusión
El joven tuvo que adelgazar 80 kilos para poder calificar como donante. Foto: Difusión

Jonathan Coronado había vivido toda su vida sin una motivación para adelgazar, hasta que su hermana de 13 años necesitó su ayuda. El amor hacia ella fue el motor que impulsó al joven estadounidense a adoptar un cambio en su estilo de vida, para así pode donarle un riñón a Denisse.

Un raro trastorno llamado púrpura de Henoch-Schönlein, que causaba la inflamación y sangrado en los vasos sanguíneos pequeños de los riñones; afectaba cada día a la pequeña Denisse, quien desde hace cuatro años vivía constantemente en procedimiento de diálisis.

Los médicos habían notificado a la familia que la única manera de salvar a la menor era con un transplante de riñón. Jonathan era compatible para ser donante, pero su sobrepeso se lo impedía.

Con la motivación de mantener con vida a su hermana, el joven comenzó a adoptar hábitos más saludable como dejar de consumir alimentos altos en harina y grasas, logrando perder un total de 45 kilos.

“Cuanto más peso perdía, más confianza tenía y realizaba más entrenamientos. Las dietas saludables se convirtieron en un hábito”, declaró el joven a un medio estadounidense. Luego continuaron las rutinas de ejercicios que necesitaba para bajar los 30 kilos que necesitaba.

Empezó a hacer ejercicio y realizar caminatas por el parque. Luego se inscribió al gimnasio, donde comenzó a convertir el esfuerzo físico en un habito saludable. “Lo hice por ella y por mí mismo. Lo hice por los dos”, dijo el joven.

El esfuerzo de Jonathan dio resultado cuando llegó a pesar 88 kilos y pudo calificar como donante. En setiembre pasado lograron transplantarle uno de sus riñones a su hermana, permitiendo que tenga una vida normal.

“Está empezando a salir, divertirse y hacer las cosas que no podía hacer cuando estaba en diálisis. Me alegra verla de esa manera”, señaló Coronado.