Lula da Silva no puede dar entrevistas desde prisión y relator de OEA denuncia censura

Brasil prohibió a Lula da Silva conceder entrevistas desde prisión. Ante este panorama que vulnera la libertad de expresión, relator de la OEA denuncia censura previa.

Brasil prohibió a Lula da Silva conceder entrevistas desde prisión. Ante este panorama que vulnera la libertad de expresión, relator de la OEA denuncia censura previa.

La Corte Suprema de Brasil prohibió a Lula da Silva conceder entrevistas desde prisión durante este último fin de semana. El excandidato que lideraba las encuestas para la presidencia brasileña interpretó el hecho como el acto de censura más grave desde la dictadura militar.

Por ello, este jueves el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA), Edison Lanza denunció la existencia de censura previa que afecta el derecho a la información durante un proceso tan importante como las elecciones presidenciales en Brasil.

Para él, la prohibición no solo afecta al expresidente de Brasil y  sino que también frustra el trabajo de los medios de comunicación. "La decisión de prohibir la realización y difusión de una entrevista por parte de la prensa, a mi juicio, constituye censura previa y afecta el derecho a la libertad de expresión del protagonista de la entrevista, así como del medio de comunicación que quiere hacer su trabajo de preguntar e informar al público" señaló.

Además, remarcó que la decisión de la Corte Suprema contra Lula da Silva "también afecta el derecho de la sociedad en su conjunto de recibir ideas y opiniones de toda índole". Sobre todo en un contexto de períodos electorales, ya que señala que la sociedad debe estar plenamente informada y recibir diversidad de opiniones y puntos de vista con el fin de ejercer su derecho al voto.

Tensión en la Corte Suprema de Brasil por decisiones contradictorias

La decisión es tan polémica, que dos jueces de la Corte Suprema se enfrentan con decisiones contradictorias acerca de permitir o no a Lula da Silva conceder entrevistas desde la cárcel. 

El juez Luis Fux, vicepresidente del Supremo Tribunal Federal, prohibió el viernes 28 de setiembre que la periodista Mónica Bergamo, del diario Folha de Sao Paulo, le hiciera una entrevista a Lula da Silva. Pero, el lunes 1 de octubre  Ricardo Lewandowski, otro juez del mismo Tribunal, revirtió esa decisión y autorizó la inmediata entrevista al líder del Partido de los Trabajadores.  

Sin embargo, unas horas más tarde, el presidente del Tribunal Supremo, Dias Toffoli, decidió validar la decisión inicial de Fux, censurando la entrevista de Lula da Silva hasta  la revisión del caso.

Vale precisar que Lula da Silva enfrenta una condena de 12 años de prisión por casos de corrupción y se retiró de la contienda electoral en la que superaba al ultraderechista Jair Bolsonaro. Aún así, el asesoramiento desde prisión del expresidente brasileño logró que su sucesor Fernando Haddad se ubicara como segundo favorito con algo más del 20 % de las intenciones de voto.

La censura vulnera tratados internacionales

El relator de la OEA recuerda que la Convención Americana de Derechos Humanos prohíbe la censura previa y garantiza el derecho a la libertad de expresión de todas las personas. "Es tan importante el derecho individual de difundir ideas e informaciones como la dimensión colectiva que supone el derecho de la sociedad de recibir todos los puntos de vista".

Este tratado al que hace referencia el relator de la OEA fue ratificado por Brasil en setiembre de 1992. 

El dato

¿Qué es la censura previa?

La censura previa significa imposibilitar la libre expresión a través de cualquier medio de comunicación, escrito o no, como el cine y las obras de arte, antes de que la idea sea emitida o publicada.
 

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO