Harry Potter: ¿Cómo funciona la economía del mundo mágico?

Los hechiceros y hechiceras del mundo mágico enfrentan los mismos factores económicos que los seres humanos normales.

Los hechiceros y hechiceras no son inmunes a los mismos factores y conceptos económicos que también afectan a los muggles. Aquí descubrirá la economía detrás del mundo mágico de JK Rowling.

La República
31 Jul 2019 | 20:21 h

Este 31 de julio Harry Potter ha cumplido 39 años y no está celebrando solo ya que su creadora J. K. Rowling también cumplió 54 años. En relación a esta fecha tan especial para el mundo de hechiceros y hechiceras, un artículo de Jasmin Manetta, publicado en la Sociedad de Estudiantes de Economía de Australia de la Universidad de Melbourne, ahonda en la economía del universo mágico.

“Los conceptos económicos como el costo de oportunidad y las ganancias marginales tienen una relevancia sorprendente para el mundo mágico. Si bien los magos no pueden simplemente sacar dinero de la nada en Harry Potter, intercambian un sistema trimetálico más allá de lo que los muggles hayan usado”, señala.

PUEDES VER: FIL Lima 2019: 3 libros de economía que no puedes perderte en la última semana de feria

En primer lugar, se refiere al estándar trimetálico de galeones de oro, Sickles de plata y Knuts de bronce, los cuales se complementan con un banco Gringotts controlado por Goblins. Dicho banco no es más que una reserva federal muggle. “Por ejemplo, la capacidad de imprimir dinero, aplicar tasas de interés y distribuir préstamos son solo algunas de las características tradicionales de nuestro sistema bancario”, explica.

Estos tienen implicaciones sorprendentes para la economía mágica. La separación del gobierno de las finanzas permite la eficiencia económica. Naturalmente, el trimetalismo también facilita el comercio internacional de magos, porque todos los países mágicos de todo el mundo estarían en un estándar fijo de oro o plata. dada la pequeña población de magos internacionales, todos implementan el mismo tipo de cambio. “¡No se necesitaría un Fondo Monetario Internacional aquí!”, expresa.

Así, el mundo de Harry Potter opera bajo un sistema similar al patrón oro, “un patrón monetario bajo el cual la unidad básica de moneda se define por una cantidad establecida de oro”. Esta es una ventaja para los magos. El patrón oro alienta a los gobiernos, o en este caso, a Gringotts (el banco mágico de Londres) a actuar de manera responsable.

PUEDES VER: El 76% de CEOs peruanos tiene problemas en encontrar personal capacitados en tecnología e innovación

Una onza de oro vale 1320 dólares en dinero de hoy. Como resultado, una familia mágica de clase media sería increíblemente rica en una sociedad normal (muggle). Como resultado, debe existir un tipo de cambio entre la libra y el galeón (la moneda más valiosa en el escalafón del dinero del Mundo Mágico), para que los magos puedan convertir su oro en dinero muggle.

“La hiperinflación y la flexibilización cuantitativa son algunos términos que vienen a la mente cuando uno imagina las consecuencias de que los magos conviertan todos sus ahorros en dinero muggle, para vivir una vida de jubilación superflua”, manifiesta.

La autora del artículo también agrega que el Sombrero de Clasificación omnisciente obliga a Harry a sopesar los costos de oportunidad de querer estar en Gryffindor (de acuerdo con sus valores) sobre Slytherin, lo que le ofrecería fama y poder.

PUEDES VER: Spotify alcanza los 108 millones de suscriptores y sigue superando a Apple Music

La esclavitud de los elfos domésticos es otra característica económica destacada de la saga. “Si bien la práctica de la esclavitud es moralmente censurable, sus méritos residen en su eficiencia económica”, añade. Menciona que, para un mago promedio, su costo de oportunidad de completar tales tareas es relativamente alto, por lo que la esclavitud de los elfos domésticos agrega valor a la sociedad.

Para finalizar Manetta expresa que ricos o pobres, la capacidad de realizar hechizos mágicos no es garantía de estabilidad financiera, “por lo que ellos también deben enfrentar las realidades económicas de la vida real”.

Video Recomendado

Lazy loaded component