Javier Heraud (1942-1963)

Carlos Estacio

Puntos de vista.

Compromiso y memoria

Marlon Caro, estudiante de Literatura (UNMSM).

Javier Heraud (1942 - 1963) pertenece a esa estirpe de poetas arrancados tempranamente del mundo y que, sin embargo, dejaron una obra firme e influyente. Inútil ejercicio el de preguntarse qué rostro tendría hoy la poesía peruana si hubiera sobrevivido a su aventura guerrillera. Importa más que su poesía comprometida trascienda la arenga y se instale en un territorio en el cual la geografía y la naturaleza sirven como aferentes de los vínculos humanos. El paso de las estaciones del año y sus efectos en la memoria son explorados también por Heraud y no son sino la forma en la cual el poeta nos habla de ese estadio final de la vida que es la muerte: “Sólo soy/un hombre triste/que agota las palabras.”

 

Poesía y trabajo

Frank Aquino, egresado de Literatura (UNMSM).

Javier Heraud fue un modelo de poeta peruano por el cual hoy nos contentamos cuando encontramos algunas “jóvenes promesas” en la Literatura. Algunos opinan que el premio que mereció, “El Poeta Joven del Perú”, tan solo fue el brote de una joven promesa y no se desarrolló más. Pero es bueno recordar que Heraud fue desde su infancia un muy buen “obrero” en su función de estudiante. No se trata de homologar sus primeros puestos con su temprano talento poético, sino de recordar siempre el valor del trabajo para la poesía. Creo que quienes escriben y reciben recompensas inesperadas, las reciben porque han estado trabajando en silencio. Hagamos menos ruido y algo más de Heraud.