Reino Unido anuncia la aprobación de su primer fármaco contra la COVID-19

El medicamento Ronapreve es un cóctel de anticuerpos elaborado por las empresas Regeneron y Roche. Estará disponible al sistema público “tan pronto como sea posible”.

Ronapreve se administra tanto por inyección como por infusión y actúa en el revestimiento del sistema respiratorio. Foto: referencial / difusión
Ronapreve se administra tanto por inyección como por infusión y actúa en el revestimiento del sistema respiratorio. Foto: referencial / difusión
Agencia EFE

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios británica (MHRA, en inglés) anunció, este viernes 20 de agosto, la aprobación del primer tratamiento para prevenir y combatir la COVID-19 en el Reino Unido.

El organismo ha dado luz verde al uso de Ronapreve, un cóctel de anticuerpos desarrollado por las firmas Regeneron y Roche, al considerar que los ensayos clínicos sugieren que es efectivo para prevenir la infección por coronavirus, tratar los síntomas y reducir las probabilidades de ingreso hospitalario.

“El Reino Unido está considerado un líder mundial en identificar y utilizar tratamientos para la COVID-19 que salvan vidas”, afirmó el ministro británico de Sanidad, Sajid Javid, quien aseguró que la medicina estará a disposición del sistema público “tan pronto como sea posible”.

La decisión de la MHRA sobre darle la confianza a los involucrados en las pruebas de Ronapreve se produce cuando en el Reino Unido han vuelto a incrementarse los contagios por COVID-19 en los últimos días, después de que Inglaterra retirara a finales de julio todas las restricciones para minimizar la transmisión, inclusive el uso de mascarillas.

El Gobierno comunicó 37.314 nuevas infecciones este viernes, mientras que el número de personas hospitalizadas en el conjunto del país con coronavirus asciende a 6.441, la cifra más elevada desde marzo.

La farmacéutica AstraZeneca, por su parte, comunicó que su propio cóctel de anticuerpos ha demostrado reducir el riesgo de desarrollar la COVID-19 sintomática en un 77% en un estudio de fase III.

La firma británico-sueca afirmó en un comunicado que el fármaco “potencialmente puede proveer protección de larga duración” contra el coronavirus sin ser una vacuna.