COVID-19: variante Delta, “la más contagiosa de toda la pandemia”

Esta variante detectada por primera vez en India es 60% más transmisible y ya comienza a predominar sobre las demás versiones del coronavirus.

Partículas de coronavirus aisladas de un paciente de COVID-19 en Reino Unido. Foto: PHE
Partículas de coronavirus aisladas de un paciente de COVID-19 en Reino Unido. Foto: PHE
Ciencia LR

De todas las variantes identificadas del coronavirus, la denominada Alfa —o “británica”— fue la que tuvo más éxito en propagarse por todo el mundo. Sin embargo, una versión del coronavirus mucho más transmisible ha comenzado a ganar terreno.

Se trata de la variante Delta, identificada por primera vez en India en diciembre y ahora presente en más de 60 países de todos los continentes excepto la Antártida.

Ashish Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown, le dijo a la cadena NBC que Delta es “con mucho la variante más contagiosa del virus que hemos visto durante toda la pandemia”.

En Reino Unido, Delta se propaga con tal rapidez que en menos de dos meses se volvió la versión del coronavirus dominante en todo el territorio británico.

60% más contagiosa

Según un estudio de la Salud Pública de Inglaterra, se detectaron en el Reino Unido 42.323 casos de la variante Delta, 29.892 más que hace una semana. Por tanto este linaje del coronavirus ya representa más del 90% de los nuevos contagios.

“La variante Delta se asocia con un riesgo aproximadamente 60% mayor de transmisión en el núcleo familiar” respecto a la variante Alfa, identificada en diciembre en el sureste de Inglaterra y causante de una disparada de casos que llevó a casi cuatro meses de confinamiento.

Un trabajador médico toma una muestra de un hisopo nasal de un estudiante para realizar una prueba de COVID-19 en Estados Unidos. Foto: AFP

Sin embargo, el estudio considera “alentador” que este nuevo aumento no vaya acompañado de un incremento similar en las hospitalizaciones. Unos 1.000 enfermos de COVID-19 están actualmente ingresados en hospitales británicos.

“Los datos indican que el programa de vacunación sigue mitigando el impacto de esta variante” en las personas que ya recibieron dos dosis de la vacuna, señaló el organismo.

Sin embargo, la vacunación “reduce el riesgo de enfermedad grave, no lo elimina”, subrayó Jenny Harries, directora general de la agencia de seguridad sanitaria británica.

Vacunas: protección reducida pero suficiente

La variante Delta ya fue puesta a prueba contra las vacunas de Pfizer y Astrazeneca, las cuales mostraron una baja protección con una sola dosis. No obstante, con dos dosis, los fármacos tuvieron alta eficacia, aunque ligeramente menor (6% menos) que con la variante Alfa.

Estos datos respaldan que la vacunación sigue siendo la mejor arma ante la nueva amenaza: si bien no garantiza que las personas se librarán de la infección, reduce el riesgo de una enfermedad grave y hospitalizaciones.

Esta semana, las autoridades sanitarias de EE. UU. urgieron acelerar el ritmo de vacunación contra la COVID-19 ante la expansión en de la variante Delta en ese país.

Hasta el 7 de junio, más del 6% de los nuevos casos detectados en EE. UU. correspondían a esta variante. Aunque esa proporción aún es baja, su alta transmisibilidad la podría volver dominante en poco tiempo, como sucedió en Reino Unido.

“No podemos permitir que eso ocurra en Estados Unidos”, recalcó Anthony Fauci, epidemiólogo y asesor presidencial.

En Sudamérica, la variante Delta se ha detectado en cuatro países (Argentina, Brasil, Paraguay y Perú), pero la escasa secuenciación genómica (análisis genético de las muestras) en esta región hace temer que dicha versión del coronavirus esté mucho más extendida.

Por ahora, las variantes que dominan en Sudamérica son Gamma (P.1), proveniente de Brasil y C.37, también llamada “variante andina”.

Con información de AFP