Por qué ahora hay 4 variantes de coronavirus tratadas como “preocupantes”

Bruno Cueva V.

Con casi el 40% de casos diagnosticados en el mundo, India es el epicentro de la pandemia. Foto: AFP
Con casi el 40% de casos diagnosticados en el mundo, India es el epicentro de la pandemia. Foto: AFP

La variante india de coronavirus acaba de sumarse a una lista negra hecha por la OMS. En el país asiático, unas 4.000 personas fallecen diariamente.

Este lunes 10 de mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó a la variante india B.1.617 del coronavirus como “preocupante a nivel mundial”, porque hay indicios de que es más contagiosa, presenta resistencia ante las vacunas y se vincula estrechamente al descontrol de la pandemia en el país asiático con más de 1,366 millones de habitantes.

Si se revisan datos epidemiológicos de todo el mundo, la identificación de un interminable número de variantes sorprenderían a todos; sin embargo, solo algunas de ellas son consideradas como las más peligrosas por estar asociadas a una mayor tasa de infecciones o enfermedad grave. Entre ellas, en adición a la de la India, la B.1.1.7 del Reino Unido, la B.1.351 de Sudáfrica y la P.1 (B.1.1.28.1) de Manaos, Brasil, están bajo la mira constante de las autoridades sanitarias.

A diferencia de las variantes de interés (VOI), las cuales ha sido identificadas como causantes de transmisiones comunitarias y continúan siendo monitoreadas y rastreadas, en las variantes de preocupación (VOC) hay evidencia directa de mayor transmisibilidad, casos más graves de la enfermedad y dificultades para dar con un diagnóstico específico, según los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de los Estados Unidos.

De acuerdo a un documento de actualización semanal de la COVID-19 redactado por especialistas de la OMS —edición especial y complementaria del 25 de febrero—, una variante de preocupación se define por un cambio perjudicial en la epidemiología de la pandemia actual, aumento de virulencia y disminución de eficacia en medidas sociales (distanciamiento, uso de mascarilla y otros protocolos).

La entidad internacional de salud, por otro lado, ya mantiene definidos los lineamientos de estado por si se detecta una variante de preocupación, por ejemplo, la B.1.617. Primero se deben informar los casos sospechosos a la OMS a través del mecanismo del Reglamento Sanitario Internacional (RSI).

En segundo lugar, se envían secuencias genómicas a una base de datos llamada GISAID. Después, se realizan investigaciones de campo para comprender los impactos potenciales. Finalmente, las autoridades coordinan evaluaciones de laboratorio.

La cadena de noticias CNN informó que se reportaron 366.161 casos de COVID-19 en la India este lunes, no obstante, es la primera vez que la cifra se ha reducido a menos de 400.000 desde el 6 de mayo.

En el mapa interactivo ofrecido por el Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, la India suma 22,6 millones de contagios en el mundo y se ubica en el segundo lugar, solo por debajo de los Estados Unidos, con 32,7 millones infecciones.

Asimismo, el país de Asia del Sur sigue en estado crítico tras alcanzar las 246.116 muertes, tal motivo lo mantiene en el tercer lugar a nivel global; Estados Unidos (582.009 decesos) y Brasil (423.229 decesos) aún lo superan.