La razón por la que pacientes COVID-19 dan positivo en pruebas tras recuperarse

Ciencia LR

Imagen de microscopio electrónico muestra al coronavirus que causa COVID-19. Con el pasar de los meses, los científicos van respondiendo a los enigmas de la enfermedad. Foto: NIAID
Imagen de microscopio electrónico muestra al coronavirus que causa COVID-19. Con el pasar de los meses, los científicos van respondiendo a los enigmas de la enfermedad. Foto: NIAID

Las personas sí pueden contagiarse de coronavirus por segunda vez y comprobar la progresión de la enfermedad, pero esta situación se presenta en pocas oportunidades.

Publicidad

Un reciente artículo de investigación firmado, en primer lugar, por Rudolf Jaenisch, del Instituto Whitehead de Investigación Biomédica (Cambridge, Estados Unidos), y otros expertos ha demostrado que las secuencias genéticas del SARS-CoV-2 pueden ingresar al genoma (conjunto de genes contenidos en cromosomas) de la célula que ocupan mediante la denominada transcripción inversa.

Así, una prueba de PCR detecta al coronavirus incluso cuando el paciente ya está recuperado de la infección.

Los retrovirus —virus que utilizan el ARN como material genético— dependen de su integración al ADN humano para replicarse. A pesar de que el SARS-CoV-2 no requiere transcripción inversa, Liguo Zhang, otro autor del estudio colgado en Actas de la Academia Nacional de Ciencias, mencionó que ya se han hallado secuencias de virus ARN no retrovirales en los genomas de especies de vertebrados, “incluidos los humanos”.

Los especialistas se habían preguntado si esta integración viral sucedería con el coronavirus; por ello, plantearon una serie de experimentos. Junto con Alexsia Richards, investigadora posdoctoral, se conformó un equipo más amplio e infectaron células humanas con el virus. Luego, secuenciaron el ADN mediante tres técnicas distintas en un plazo de dos días.

Determinaron, de ese modo, cómo los fragmentos del material genético viral logran persistir por intermedio de una característica llamada retrotransposón o genes saltarines capaces de moverse de una región del genoma a otra.

“Nuestros datos brindan una idea de las consecuencias de las infecciones por SARS-CoV-2, y pueden ayudar a explicar por qué los pacientes pueden continuar produciendo ARN viral después de la recuperación. (...) También pueden ser relevantes para los ensayos clínicos actuales de terapias antivirales”, sostuvieron los firmantes del documento en línea.

Por otro lado, fuera de laboratorio, los involucrados en este estudio analizaron datos de transcripciones de ARN en pacientes con COVID-19. Descubrieron que los porcentajes variaron tras haber eliminado algunos sesgos.

Jaenisch y Zhang anunciaron que averiguarán si las células convierten los remanentes del SARS-CoV-2 en proteínas, puesto que, de hacerlo, se generaría una respuesta inmunitaria constante.