Pfizer inicia ensayos en humanos de la primera píldora contra la COVID-19

La farmacéutica indica que el medicamento podría tomarse “al primer signo de infección”. Alrededor de 60 voluntarios están participando en las primeras pruebas clínicas del medicamento.

Cabe precisar que Pfizer se mantiene informado sobre los estudios que se están haciendo con respecto al nuevo medicamento. Foto: Difusión
Cabe precisar que Pfizer se mantiene informado sobre los estudios que se están haciendo con respecto al nuevo medicamento. Foto: Difusión
Ciencia LR

Una píldora desarrollada por Pfizer, la primera diseñada específicamente para detener al virus de la COVID-19, podría estar lista a finales de año. Unos 60 voluntarios, de entre 18 y 60 años, participan en el ensayo clínico de fase 1 que se lleva a cabo en dos de los edificios anónimos de la farmacéutica en Estados Unidos y Bélgica, informó The Telepraph.

La píldora antiviral, con código PF-07321332, se desarrolló desde cero durante la pandemia actual, dijo el director de Química Médica de Pfizer, Dafudd Owen, en un simposio privado de ese departamento de la farmacéutica el pasado marzo.

PF-07321332 ha sido diseñado para atacar atacar la proteasa, una enzima producida por el coronavirus SARS-CoV-2 para replicarse. De ese modo, se busca evitar que el patógeno se propague en nuestra nariz, garganta y pulmones.

“Los primeros siete miligramos del compuesto, no más que una gota de lluvia, se prepararon a fines de julio de 2020. A fines de octubre, se habían producido 100 gramos de la droga. Solo dos semanas después tenían más de un kilogramo en la bolsa. Se necesitaron 210 investigadores para hacerlo”, explicó Owen.

“Hemos diseñado el PF-07321332 como una terapia oral potencial que podría prescribirse al primer signo de infección, sin requerir que los pacientes estén hospitalizados o en cuidados críticos”, señaló Mikael Dolsten, director científico y presidente de Investigación, Desarrollo y Medicina de Pfizer, en un comunicado también en marzo.

La farmacéutica asegura que el medicamento ha demostrado “una potente actividad antiviral in vitro contra el SARS-CoV-2”.

Según la profesora Penny Ward, visitante de medicina farmacéutica del King’s College de Londres y pionera en el desarrollo de Tamiflu, lo más probable es que los científicos de Pfizer hayan identificado la acción “potente” del nuevo fármaco al utilizarlo en tejidos humanos infectados con el coronavirus.

“Una vez que sabes que funciona in vitro, se trata de establecer su tolerancia en animales y luego en humanos”, detalló.

Seis meses de ensayos clínicos

De acuerdo con los documentos del ensayo a los que The Telegraph asegura haber tenido acceso, la prueba se divide en tres fases y durará 145 días, con otros 28 días agregados para “detección y dosificación”.

El fármaco se administrará en combinación con dosis bajas de ritonavir, un antiviral utilizado para tratar el VIH. Actúa como un “refuerzo” para aumentar la cantidad de PF-07321332 en la sangre de los participantes.

Según los documentos, la fase 1 del ensayo está diseñada para ver cómo “se tolera a medida que se aumenta la dosis, solo o con ritonavir, si hay efectos secundarios importantes y cómo se sienten las personas después de tomarlo”. La fase 2 hará el mismo proceso pero con “múltiples dosis”. En la fase 3 se probarán las tabletas y las formas líquidas del fármaco, así como el impacto de comer encima.

Para pasar a la siguiente etapa, cada fase debe garantizar la eficacia y seguridad del fármaco.