Variante brasileña podría evadir hasta el 46% de las defensas de recuperados

Ciencia LR

Partículas de coronavirus SARS-CoV-2 salen de una célula infectada. Foto: CDC
Partículas de coronavirus SARS-CoV-2 salen de una célula infectada. Foto: CDC

Además de la capacidad de esta versión del coronavirus para evadir la inmunidad, el nuevo estudio determina que es el doble de contagiosa.

Un nuevo estudio publicado en la revista científica Science sugiere que la variante del coronavirus P.1, también conocida como variante brasileña, puede evadir hasta casi la mitad de la protección inmunitaria conseguida por infecciones anteriores.

La investigación se centró en el resurgimiento de casos en Manaos, ciudad donde P.1 fue identificada por primera vez. Según los datos recopilados, este linaje apareció a mediados de noviembre en 2020 y luego se extendió al resto de Brasil y al menos a otros 37 países.

Los autores usaron modelos epidemiológicos para explicar la nueva oleada de contagios con esta variante en la mencionada ciudad brasileña, donde la mayor parte de su población ya había sido infectada en la primera parte de la pandemia de COVID-19 y, por tanto, se esperaba que alcancen la inmunidad colectiva.

Asimismo, consideraron las características genéticas de P.1, que tiene una serie de mutaciones en la proteína espiga o espícula, que el virus usa para invadir las células. Al menos tres de estos cambios en las espículas también están presentes en otras variantes peligrosas y le permiten infectar con mayor facilidad y esquivar los anticuerpos.

Al evaluar los factores epidemiológicos y genéticos, determinaron que la variante P.1 es de 1,7 a 2,4 veces más transmisible o contagiosa con respecto a las variantes anteriores del SARS-CoV-2. Además, el estudio indica que esta variante brasileña puede evadir del 21% al 46% de la protección que las personas adquirieron con infecciones por otras variantes.

Por consiguiente, estiman que esa inmunidad parcial puede dejar a las personas vulnerables a una reinfección con P.1.

No obstante, los autores del artículo advierten que sus resultados no se deben generalizar a otros entornos. Por ello, instan a realizar más estudios y obtener datos más detallados y directos para conseguir una visión más precisa del potencial de esta variante.