¿Cómo afecta el flujo de aire en un automóvil al riesgo de contraer COVID-19?

Ciencia LR

larepublica_pe

06 Dic 2020 | 3:56 h
Los investigadores afirman que no hay forma de eliminar todo el riesgo de contagiarse con COVID-19 | Foto: Science Advances
Los investigadores afirman que no hay forma de eliminar todo el riesgo de contagiarse con COVID-19 | Foto: Science Advances

A pesar de haber dado recomendaciones, los CDC de Estados Unidos afirman que una mejor idea es quedarse en casa y proteger la salud comunitaria.

Los epidemiólogos, aún alertas antes cualquier signo de la pandemia, no han cesado de estudiar y redefinir las grandes cantidades de interacciones sociales en las áreas donde la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus pueda desencadenarse.

Un conjunto de investigadores de la Universidad de Massachusetts y la Universidad de Brown —ambas ubicadas en los Estados Unidos— simuló mediante modelos informáticos el flujo de aire dentro de un automóvil con el objetivo de medir el potencial riesgo de contagio de la COVID-19.

El presente estudio se encuentra alojado en la revista de acceso abierto Science Advances y fue aprobado el 4 de diciembre.

En el artículo, los especialistas describen que las mascarillas y los separadores de barrera son un primer paso fundamental contra las tasas de infección; sin embargo, el virus puede transmitirse por intermedio de aerosoles micrométricos, partículas que se expelen al respirar, hablar, toser o estornudar. Asimismo, no creen que la separación de conductor-ocupante sea compatible con las pautas epidemiológicas, de todos modos.

“Intuitivamente, un medio para minimizar las partículas infecciosas es conducir con algunas o todas las ventanas abiertas, presumiblemente mejorando el aire fresco que circula por la cabina”, sugiere más adelante el equipo de científicos.

Lazy loaded component

En esa misma línea, conducir con ventanas abiertas a la vez de mantener encendido el aire acondicionado resulta ser el peor ejemplo de cuidado, ya que el sistema completo de ventilación no se potenció como se esperaba.

Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos afirman que una mejor idea es quedarse en casa y proteger la salud comunitaria, en vez de exponerse a una infección del coronavirus.

Los investigadores, dentro de la simulación, decidieron colocar en un automóvil de una reconocida marca a un conductor y un pasajero sentado atrás. El vehículo se movía a 50 millas por hora y se observaron diferentes combinaciones de ventanas abiertas junto con la concentración de aerosoles.

El flujo promedio de los agentes infecciosos se origina desde los asientos traseros hacia las posiciones del piloto debido a la misma circulación del aire. Sin embargo, el riesgo de la persona que va adelante se disminuye, ya que la contaminación, probablemente, se disipa más rápido, según el artículo.

Además, con todas las ventanas abiertas, el contagio de COVID-19 a partir de un conductor hacia un pasajero llegó a solo un 0,2%.

“Aunque los cálculos se realizaron para un diseño de vehículo en particular, esperamos que las conclusiones generales sean válidas para la mayoría de los vehículos de pasajeros con cuatro ventanas. Sin embargo, los camiones, minivans y automóviles con un techo corredizo abierto podrían exhibir diferentes patrones de flujo de aire y, por lo tanto, diferentes tendencias de transporte”, se detalla en el apartado de Resultados y Discusión.

Kenny Breuer, profesor de ingeniería en la Universidad de Brown y autor principal de la investigación, recalcó que la mejor forma de reducir la contaminación es abrir las ventanas de manera cruzada. Este dato no debe ser aplicado nunca sin mascarilla. “Este es el primer estudio del que tenemos conocimiento que realmente analizó el microclima dentro de un automóvil”, añadió.