27 de Agosto de 2016 | 9:40 h

Añoranzas sureñas desde lo alto del valle de Cañete

Aliste la mochila viajera para unirse a los festejos por el 460 aniversario de su fundación española de la provincia de Cañete, donde además de disfrutar de una celebración marcada por los ritmos afroperuanos, podrá visitar y admirar desde complejos arqueológicos hasta templos orientales. 

 

Vista panorámica del valle de Cañete. Foto: Luis Pérez

Vista panorámica del valle de Cañete. Foto: Luis Pérez.

Luis Pérez / Revista Rumbos
 
Un valle bendito. Una ciudad a 144 kilómetros al sur de Lima. Varios lugares por visitar: un santuario católico y un templo Jionji. Rezos y bendiciones antes de partir hacia Hualcará y Montejato, dos pueblos rurales, muchos cultivos, un sendero zigzagueante que conduce al recinto arqueológico del cerro La Fortaleza
 

Defensa huarco

Llegar a la cima. Un panorama espléndido del valle. Las miradas se pierden en el trayecto del río que baja desde las alturas de Yauyos, el verdor de las campiñas y el reflejo del mar en el horizonte. Un avistamiento mágico desde Ungará: el último reducto de la resistencia de los huarcos ante la invasión incaica.
 
"Son contaditas las personas que llegan hasta aquí. No es muy conocido", sentencia en medio de la nostalgia un hombre de sol y tierra, mientras su mirada se pierde en las murallas de barro deterioradas por el tiempo.
 
"Cuando era pequeñito, mis abuelos me hablaron de este lugar y muchas otras joyas históricas", recuerda.
 
Las murallas de Ungará suelen ser ignoradas por los turistas. Foto: Luis Pérez

Castillo morisco

El hombre de sol y tierra libera sus recuerdos. Evoca. Ahora habla de un castillo que está lejitos de aquí. Su arquitectura es de estilo morisco y fue construido sobre una huaca prehispánica en el siglo XIX.
 
Después de casi 60 años se culminó la edificación de la residencia más lujosa de la costa peruana. Así lo deseó su dueño: José Unanue de la Cuba, el hijo de precursor Hipólito Unanue.
 
El castillo Unanue, rodeado de campos y casas de adobe o material noble, es un tesoro arquitectónico de vitrales, mármoles y rejas de bronce traídos desde Baviera (Alemania).
 
Sus estructuras susurran pasado. Ese pasado también se rumorea en la capilla con la Virgen del Carmen, cerca de la caballeriza. Una leyenda oral: los tres túneles tienen destinos: las haciendas Montalbán y Arona; y la playa Cochahuasí.
 
El castillo Unanue, una joya estilo morisca en Cañete. Foto: Municipalidad Provincial de Cañete

Otras añoranzas

La hacienda Montalbán: la casona patronal en la que vivió el libertador chileno Bernardo O'Higgins. Paredes de adobe, muros de caña y madera, también extensos jardines en esta construcción de 1787. Un nuevo recuerdo. Un cambio de escenario: el templo Jionji, hogar de las cenizas de 2 000 inmigrantes orientales y sus descendientes.
 
"Allí se realizan dos festividades, con sacerdotes budistas de Japón, Brasil, Argentina y México", instruye el hombre de sol y tierra antes de revelar su nombre: "Jesús Laura, me llamo". Así termina su viaje de añoranzas en Ungará, el escenario donde el curaca Chuquimanco defendió su señorío de las huestes incaicas. 
 
Anímese a venir. Quizá encuentre a Jesús, quien no dejará de viajar al pasado.
 
Vista del corredor de ingreso a la casa Montalbán. Foto: Youtube: Dennis Álvaro
 

En Rumbo

Atractivos: En San Vicente de Cañete: Ungará / Castillo Unanue (kilómetro 145, CP. Cerro Blanco) / Hacienda Montalbán (margen derecha del kilómetro 144) / Templo Jionji (margen izquierda del kilómetro 144). 
 
Alojamiento: Gran Hotel Villa del Sur. Web: www.hotelvilladelsur.com. T. 284 7711.
 
Detalles: en www.municanete.gob.pe.

Síguenos en Facebook