08 de Febrero de 2016 | 15:29 h

Asia: pasado prehispánico en la Huaca Malena

Poblado por waris e incas, la Huaca Malena es un bastión de la historia en un distrito cañetano que no solo es mar, arenas y establecimientos comerciales.

La Huaca Malena es un bastión de la historia de Asia. Foto: Ángel Chávez

La Huaca Malena es un bastión de la historia de Asia. Foto: Ángel Chávez.

Acceso a la zona arqueológica de la Huaca Malena. Foto: Ángel Chávez

Acceso a la zona arqueológica de la Huaca Malena. Foto: Ángel Chávez.

Detalle de un cráneo encontrado en la Huaca Malena. Foto: Ángel Chávez

Detalle de un cráneo encontrado en la Huaca Malena. Foto: Ángel Chávez.

Fardo funerario que se exhibe en Asia. Foto: Ángel Chávez

Fardo funerario que se exhibe en Asia. Foto: Ángel Chávez.

Luis Pérez / Revista Rumbos

Si sus pasos veraniegos tienen como destino el distrito de Asia (Cañete, Lima), es muy probable que su intención sea la de visitar siempre el Boulevard y las playas. Quizás hasta piense que no hay nada más que ver. Pero está equivocado y a través de esta nota y otras que iremos publicando en Rumbos, se dará cuenta de su error.

PUEDES VER: Conozca las playas saludables recomendadas por el Gobierno Regional de Lima

Aquí le iremos adelantando el panorama: arenales y áreas verdosas en Sarapampa y las Lomas de Asia; terrazas ecológicas y terrenos guaneros en Casablanca y la isla de Asia; historia y pasado, pero también misterios, en el Complejo Arqueológico Huaca Malena, el lugar que les mostraremos hoy.

Asia prehispánica

Después de recorrer más de 100 metros por un camino que se abre entre árboles, se encuentra un edificio de adobe. Este fue erigido entre los años 700 y 1100 d.C., y se cree que el nombre Malena, estaría relacionado a la práctica de rituales de hechicerías, pregona el guía, mientras sus ojos se posan en la zona en la que se hallaron restos de llamas sacrificadas.

El edificio presenta seis plataformas y fue utilizado exclusivamente para ceremonias de índole religioso. Posteriormente, “los waris, al observarlas en completo abandono, tomaron posesión del lugar. Finalmente, los incas la convirtieron en un cementerio”.

Un espacio de reposo para los que dejaban la vida terrenal. De eso no hay dudas, porque en cada paso se observan cabezas y huesos humanos. Estos fueron desperdigados por los huaqueros en la década de los 90. Ellos, en su búsqueda de tesoros, desenterraron siete fardos funerarios. La belleza de los coloridos tejidos que cubrían los cuerpos despertaron la codicia de los saqueadores.

Algunos de esos tejidos fueron olvidados por huaqueros. Es por ello que a través de la campaña Adopte un Textil, se logró recuperar 80 mantos, varios de los cuales se exhiben en el Museo Municipal.

Ya lo sabe, Asia no solo es mar y boulevard. Asia espera a los exploradores como usted.

 

El dato

Dónde: Calle Pedro La Rosa y Miramar, Capilla de Asia. Las visitas guiadas son previa coordinación.

 

 

 

 

Síguenos en Facebook