12 de Julio de 2016 | 12:11 h

Casma: relato de un almuerzo memorable con sabor a mar

Mar prodigioso en una región famosa por sus montañas. Y es que Casma, en Áncash, impresiona por sus playas y su deliciosa gastronomía, como lo revela esta bien condimenta crónica.

Nancy Rodríguez muestra orgullosa sus apetitosos platillos. Foto: Ángel Chávez

Nancy Rodríguez muestra orgullosa sus apetitosos platillos. Foto: Ángel Chávez.

Luis Pérez / Revista Rumbos
 
¿Esta es la ciudad del sol eterno?, se preguntan los viajeros bajo un cielo triste y apagado que contradice abiertamente la frase que suele definir al lugar que visitan. Y se inician las bromas e ironías, se habla de engaño y de frasecitas 'marqueteras', entonces, como si esas palabras hubieran herido la susceptibilidad del llamado astro rey, este aparece pletórico, 'sin medidas ni clemencias', para decirlo en clave de valscecito criollo. 
 
 
Pero bien calladitos y arrepentidos se quedaron todos cuando el calor se impuso. Eso les pasa por andar de mal hablados y burlarse de la soleada eternidad de Casma (Áncash), un destino con bellas caletas y balnearios, y exquisita gastronomía costera. Eso es lo que aseguran. Eso es lo que esperamos vivir en La Gramita, una playa de aguas dormidas y de abundante riqueza marina.
 
Zacarías Páucar, sargento de playa y conocedor de los frutos del mar. Foto: Ángel Chávez
 
Tanto así que cosechar los frutos del océano es una tarea hasta cierto punto sencilla para los pescadores. Y de eso puede dar fe don Zacarías Páucar, un experimentado hombre de mar que no lleva la cuenta de las veces que ha ingresado el océano, pero si de los años que la brisa ha demorado en abrir surcos en su rostro: "Ya son 68", confiesa. 
 
Él, por más que su frágil embarcación repose en la arena blanca, se ufana de la infinita bondad de la Cochamama (el mar) con los pobladores casmeños; de pronto, un aroma familiar interrumpe sus reflexiones. Es la fragancia provocadora de los pescados y mariscos de los que tanto habla.
 
Apetitosa fuente de pescados y mariscos con un ingrediente secreto que Nancy, la cocinera, no quiso revelar. Foto: Ángel Chávez
 
La tentadora brisa proviene del hogar de Nancy Rodríguez. Una mujer cuya sazón no tiene nada que envidiarle a la de los chef más ranqueados, aquellos que se lucen en los restaurantes exclusivos, refinados, cinco tenedores. Pero hay un pequeño y gran detalle que interfiere con su quehacer diario: la falta de servicio eléctrico en su centro poblado, La Gramita. 
 
Más que un pedido, es un clamor de una humilde población que requiere mejorar sus condiciones de vida en esta caleta que brilla con luz propia y natural. Sí, esa luz impregnada en las retinas de los exploradores que, a estas alturas del día, también tiene una petición: ¿Y a qué hora llega la comida?
 
Chicharrón mixto. Si así se ve en la foto, imagínese lo que sentirá su paladar. Foto: Ángel Chávez
 
Paciencia. Ya llegará el momento. Nancy se esmera en fusionar los productos de mar en una combinación suculenta y exquisita. Y como los conoce más que nadie, sabe que en la variedad está el gusto, por lo que prepara y sirve pescado bien jugoso, cebiche mixto, arroz con mariscos y chicharrón mixto, potajes que serán pescado... perdón, pan comido.  
 
Fin de la espera. Cucharas y tenedores listos. La cocinera aparece con los ansiados platos. Fiesta de sabor en los paladares con los pescados y mariscos de los que tanto habló Zacarías. Ahora, todos están concentrados. Nadie habla ni hace preguntas sobre el clima. Total, a quién le importa que el sol brille 'sin medidas ni clemencias', para culminar este relato en clave de valsecito criollo. 
 
El infaltable plato de la gastronomía peruana: el cebiche. Foto: Ángel Chávez
 

El dato

Don Zacarías Paucar es el sargento de playa y Nancy Rodríguez, es la presidenta de la Junta Vecinal del Centro Poblado La Gramita. Si desea degustar los platos de Nancy, llámela al teléfono: 948 201850

Síguenos en Facebook