08 de Agosto de 2016 | 22:15 h

Yauyos: entre las plegarias y el festejo

El pasado 4 de agosto Yauyos, la capital de la provincia limeña del mismo nombre celebró el 195 aniversario de su creación política y la fiesta de su patrón religioso, Santo Domingo de Guzmán. Rumbos estuvo ahí para traerles esta y otras historias.
 
Música para disfrutar y bailar en el aniversario de Yauyos. Foto: Ricardo Ramos

Música para disfrutar y bailar en el aniversario de Yauyos. Foto: Ricardo Ramos.

Luis Pérez / Revista Rumbos
 
Qué Dios nos coja confesados por el alboroto que se arma en el corazón de la provincia limeña de Yauyos, cuando se brinda y se goza a más no poder por ti y por el aniversario de la tierra que proteges y bendices bajo tu manto sagrado. 
 
 
Eso es lo que aseguran ellos, tus hijos, los 'calabaceros', quienes hoy, mañana y pasado mañana no trabajarán. Y no es por la resaca del día central. No, eso ni pensarlo. Ellos aún tienen energías para continuar con el baile, mientras las cajas de cerveza van y vienen durante el recorrido del 'despacho'. 
 
Y entre todos los festejantes, los que viven la celebración con más intensidad son los profesores Narciso Contreras y Daniel Victorio, quienes en representación de la Unidad de Gestión Educativa Local (Ugel) N° 13 de Yauyos, fueron los mayordomos de este año.
 
Ellos son los responsables de que todo salga bien. Ellos son los indicados de que no falte comida ni cama para tanta gente y, claro, cómo no, que la banda toque día y noche.
 
"Sin ellos no hay fiesta", es la reflexión de los docentes, quienes no pierden el entusiasmo y despachan a diestra y siniestra con la alegría de haber cumplido con el santo patrón, testigo de todo este jolgorio.
 
La misa está a punto de empezar y todos los fieles se congregan en la iglesia. Foto: Ricardo Ramos
 
Salud por Yauyos
Los festejos a Santo Domingo de Guzmán se iniciaron los primeros días de agosto, pero se incrementaron en la víspera del jueves 4, cuando la réplica del patrón colocada en una cajuela, retornó al templo entre rezos y bombardas, y luego de recorrer las comunidades cercanas y recolectar alguito de dinero y ofrendas.
 
Solo así se puede iniciar la siguiente actividad. Solo así la misa podrá fluir sin contratiempos; después vendrá el saca leña que evocará las costumbres ancestrales ; las personas se reunirán en la plaza Constitución para iniciar la serenata; y los ambulantes venderán litros y litros de chamiscol.
 
"Viva Yauyos. Viva esta tierra heroica que cumple 195 años de creación política", son algunas de la hurras que lanzan los yauyinos a escasos segundos de la medianoche. Fuegos artificiales, toritos locos y bombardas multicolores. Más bailes y los primeros derrotados por el licor. Borrachitos balanceándose por las esquinas y gritando qué tanto quieren a su pueblo.
 
Quizás uno de ellos es el mismo que después de la ceremonia protocolar, el desfile de instituciones educativas y la procesión, se subió al campanario de la iglesia matriz para observar el ingreso de Santo Domingo y aprovechar para gritar más frases en honor a Yauyos, la tierra de las calabazas donde la fiesta parece no tener fin, por más que el patroncito ya descanse en su hogar.
 
Pero sí, tiene que concluir, aunque eso sucederá mucho después de que el alcalde provincial, Diómedes Dionisio, asumiera la mayordomía para el próximo año, porque cuando se dio el anuncio los ajetreos fiesteros aumentaron, entonces, surgieron los ofrecimientos y donaciones de los emocionados lugareños y viajeros.
 
Y todo eso es por ti, todo eso es por Yauyos, el rinconcito andino que proteges y bendices, Santo Domingo de Guzmán... Ah, solo te piden un favor, ándale diciendo a Dios que nos coja confesados para 2017.
 
Todo el pueblo disfruta de la cena en el local del mayordomo. Foto: Ricardo Ramos
 
 

Síguenos en Facebook