Así se alimentó la ‘Caja 2’ de Odebrecht para pagar coimas en Perú

Cuatro fuentes. Constructora obtenía los fondos para los sobornos de los sobrecostos y adelantos de obras que no eran declarados en su contabilidad. El dinero desviado era transferido a cuentas secretas en Suiza y otros países.

Cifras. Odebrecht cobró por sobrecostos de obras cerca de 300 mil millones de soles, según Contraloría

Cifras. Odebrecht cobró por sobrecostos de obras cerca de 300 mil millones de soles, según Contraloría.

Patricia Hoyos

Los fondos utilizados por Odebrecht para el pago de sobornos a políticos en el poder y funcionarios públicos en el Perú, a cambio de la adjudicación de obras estatales, provenían del dinero no declarado por la constructora brasileña y obtenido de cuatro fuentes distintas, según las primeras indagaciones de la Fiscalía.

Estas fuentes eran 1) Los sobrecostos y comisiones que se atribuían como legítimos a prestadores de servicios y subcontratistas, pero no incluidos en los presupuestos de los proyectos. 2) Los anticipos y comisiones no declarados por la empresa. 3) Las transacciones de autoseguros y seguros propios, y 4) Los gastos generales recaudados de sus filiales.

PUEDES VER: Canciller Luna sobre Venezuela: “Reacciones violentas y ofensivas son inaceptables”

El dinero obtenido mediante este mecanismo era controlado por la División de Operaciones Estructuradas, que era operada por seis funcionarios de la constructora.

Una vez que los fondos no declarados se encontraban en la llamada 'Caja 2' (cuentas secretas de Odebrecht), los "empleados" encargados tenían como funciones desembolsar, supervisar, realizar los pagos ilícitos y controlar que estos llegaran a los funcionarios corruptos.

La Fiscalía, en el marco de la investigación al ex presidenter Alejandro Toledo, señala que la constructora brasileña utilizó bancos situados en países con leyes estrictas de protección del secreto bancario para evitar que el dinero sea rastreado. Para ello, pagaban comisiones y tasas más altas a las instituciones bancarias y porcentajes a ejecutivos bancarios cómplices.

En el Perú

Entre el 2004 y el 2015, época en la que la constructora ha reconocido haber pagado coimas en el Perú, la Contraloría General de la República detectó que en las obras adjudicadas existieron sobrecostos por 3 mil millones de soles.

Estos montos no se encontraban contemplados en los presupuestos iniciales, pero fueron incluidos en las liquidaciones parciales de obra y cobrados al erario público mediante adendas autorizadas por los gobiernos de turno.

Las investigaciones también señalan que el dinero era obtenido a través de contratos ficticios a terceros. Un claro ejemplo de esto es el contrato por más de US$ 8 millones 330 mil firmado entre el consorcio IIRSA Norte (del que forma parte Odebrecht) y Área SAC, empresa del peruano Gonzalo Monteverde, para la remoción de tierras en un tramo de la carretera Interoceánica.

Según denunció el abogado Pedro Morote, Monteverde generó facturas falsas para justificar el trabajo encargado por Odebrecht, que en la realidad jamás existió. Este hecho se encuentra en investigación.

Sobre los anticipos no declarados, es un mecanismo que podría ser evidenciado en la construcción de la carretera Carhuaz-Chacas-San Luis, en Áncash. Por esta obra, Odebrecht cobró S/ 155 millones de adelanto, pese a que ni siquiera había levantado un solo ladrillo en la zona del proyecto. El Gobierno Regional, entonces en manos de César Álvarez, avaló el desembolso del dinero.

En cuanto a los gastos recaudados de sus filiales, la compañía habría adulterado documentación que le permita declarar gastos inexistentes y así desviar sus fondos sin levantar sospechas.

En el Perú, se ha logrado identificar como parte de esta red de empresas fachada al grupo empresarial manejado por Gonzalo Monteverde, que desvió dinero de Odebrecht a cuentas nacionales, pero principalmente en el extranjero.

Las offshore eran el paradero final del desvío de los fondos y el origen del pago de los sobornos a funcionarios corruptos. 

Cronología

  • Interoceánica. La Fiscalía reconstruyó el escenario que montó el ex presidente Alejandro Toledo a favor de Odebrecht.

Abril 2004

Se declara de interés público la construcción de la carretera Interoceánica (tramos 2 y 3) a pedido de Perú Posible.

Noviembre 2004

Toledo se reunió en Brasil con Jorge Barata, representante de Odebrecht, para acordar el pago de coimas.

Diciembre 2004

Se encarga al Comité de Proinversión, designado por Toledo, el proceso de adjudicación de la obra.

Febrero 2005

Toledo suscribe el DS Nº 022-2005-EF, que exonera al proyecto vial del Sistema Nacional de Inversión Pública.

Junio 2005

Comité de Proinversión otorga la buena pro a consorcio conformado por Odebrecht y otras firmas.

Síguenos en Facebook