Murió historiador José Antonio del Busto

Desde que se inició en la docencia, en 1953, se convirtió en maestro de futuras generaciones de investigadores. Entre sus libros capitales, se hallan la biografía de Francisco Pizarro y el descubrimiento de Oceanía por Túpac Yupanqui.

•• VÍCTIMA DE ENFERMEDAD • Desde que se inició en la docencia, en 1953, se convirtió en maestro de futuras generaciones de investigadores • Entre sus libros capitales, se hallan la biografía de Francisco Pizarro y el descubrimiento de Oceanía por Túpac Yupanqui.

Por Pedro Escribano.
Foto: EFE.

José Antonio del Busto con su libro sobre los negros en el Perú.

Las ciencias sociales en el Perú, en este mes, otra vez están de duelo. La semana pasada murió el maestro antropólogo Fernando Silva-Santisteban y ayer falleció, víctima de una larga enfermedad, José Antonio del Busto Duthurburu, uno de los más prestigiosos y prolíficos historiadores del Perú. Dos vidas valiosas, dos muertes sentidas.

Historiador riguroso, Del Busto deja trabajos de capital importancia. Para citar dos: Pizarro, una formidable biografía del conquistador español y Túpac Yupanqui: descubridor de Oceanía, publicado este año por el Fondo Editorial del Congreso de la República. Debemos agregar que el historiador publicó más de 40 libros y que recientemente el Fondo Editorial de la PUCP ha reeditado sus libros Santa Rosa de Lima y San Martín de Porres. Últimamente estaba abocado en preparar su gran diccionario sobre los conquistadores. Queda inconcluso.

José Antonio del Busto Duthurburu nació en el distrito de Barranco, en 1932. Su vecindad con el mar marcó su vida, tanto que se hizo también historiador naviero (quizá de otra manera no habría investigado a Túpac Yupanqui y su viaje a Oceanía).

"Es que nací junto al mar y viví en Barranco hasta los 18 años. Y el mar siempre ha sido parte de mi vida, me considero además un buen nadador, pero no tengo vocación de marino sino de navegante", le dijo alguna a nuestro amigo, el cronista Miguel Ángel Cárdenas.

Estudió en la Universidad Católica. Inició su trabajo de docente en 1953, bajo la dirección del maestro Luis Jaime Cisneros. Asumió la cátedra de Historia en donde, con los años, se convirtió también en un maestro guía.

Tiene una obra realmente extensa como importante. Investigó básicamente el periodo inca, conquista y colonial. No dejaremos de mencionar un libro como Breve historia de los negros en el Perú, un texto delicioso en datos históricos y revelaciones.

Actualmente se halla en prensa de la PUCP su libro Marcha y navegaciones en la conquista del Perú.

El maestro también asumió responsabilidades académicas, entre otras, fue director del Instituto Riva Agüero de la PUCP. Su trayectoria mereció las distinciones Comendador de las Órdenes españolas de Alfonso X, El Sabio (1974) y de Isabel La Católica (2002).

La Municipalidad de Lima le entregó la Medalla Cívica de la Ciudad, en el 2002. Pero también por sus estudios histórico-marítimos y fluviales, la Armada del Perú lo condecoró con la Cruz Peruana al Mérito Naval (1979).

Como historiador naviero, fue nombrado Cronista Mayor de la Primera Expedición Científica Peruana a la Antártida, en 1988. Nada más justo para un hombre que vivió fascinado por el mar.

El dato

EL ADIÓS. Los restos mortales del reconocido historiador se están velando en el Instituto Riva Agüero, jirón Camaná, cuadra 4. A las 11 de la mañana de hoy se celebrará allí mismo una misa de cuerpo presente para luego partir, a la 1 pm., hacia el Cementerio Británico, en donde será cremado.


OPINIÓN

Margarita Guerra

Historiadora

Uno de sus grandes aportes fue recuperar la figura de Túpac Yupanqui como el gobernante inca que llega a realizar la hazaña de descubrir Oceanía.

José Antonio del Busto fue un investigador que consideraba que todo aquello que no se podía comprobar o sobre lo cual no existían elementos de juicio, no se podía afirmar ni mucho menos especular. Esa era su seriedad y rigor de trabajo. Era una persona que incentivaba a los jóvenes a estudiar Historia, sobre todo la peruana. Además, como historiador, tenía una visión positiva, optimista de nuestro país. Para él, Perú no era indígena ni español. Él reclamaba una identidad mestiza, una forma de conciliar nuestro país".

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO