No vacunados son quiénes se hospitalizan por COVID-19

Cambio de tendencia. En la primera ola, los adultos mayores se infectaban y morían. Ahora en Arequipa el 80% de hospitalizados es del grupo de 20 a 59 años, la mayoría no se vacunó. Esa tendencia también se da en hospitales de Tacna, Moquegua y Cusco.

La Republica
Más jóvenes. Unidades críticas en hospitales siguen llenas.
Elmer Mamani

En la primera ola de la pandemia, el virus atacó a mayores de 60 años. En la segunda ola esta tendencia se revirtió y ahora son en su mayoría jóvenes adultos quienes ocupan camas de hospitalización o unidades críticas en Arequipa, Cusco y Tacna. En la región mistiana, casi el 80% de los hospitalizados tiene edades entre 20 a 59 años, ello ocurre en los hospitales del Ministerio de Salud (Minsa) y EsSalud de esta región.

Marianela Ruiz Caro, jefa de la Oficina de Inteligencia Sanitaria de EsSalud, sostiene que en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) ocurre casi lo mismo pero son pacientes que padecen de comorbilidades y no solo COVID-19. Los infectados ahora son la población económicamente activa y muchos de ellos no tienen vacuna”, explicó.

En cambio en los vacunados, recalca Ruiz, hay una reducción del contagio, se nota ello concretamente en la población adulta, ellos no están llegando a requerir servicios de hospitalización como en la primera ola. “La mortalidad en la población mayor de 69 años ha descendido en casi 30%”, sostuvo. Añadió que los servicios por COVID-19 también disminuyeron en 50%.

En la región imperial el panorama es similar. Según la Gerencia Regional de Salud (Geresa), los pacientes graves son jóvenes. Juan Spelucin, titular de la entidad puso de ejemplo a tres pacientes graves de 20 y 30 años referidos de la provincia de La Convención. “Esto demuestra que quienes no están vacunados son los más propensos de entrar a UCI”, dijo.

Pese al descenso de casos y muertes, las UCI siguen llenas. Spelucín resalta que en meses anteriores estas salas estaban ocupadas por adultos mayores, ahora son adultos jóvenes.

Mientras que Jorge Galdós, director del hospital regional de Cusco, agregó que entre los pacientes críticos figuran los no vacunados o quienes recibieron solo la primera dosis. Ante el nuevo panorama, Spelucín señaló que urge acelerar con la vacunación de personas de 30 a 39 años y que, por eso, ya solicitaron nuevos lotes de vacunas al Minsa.

“Probablemente nos envíen Sinopharm. Si es así, vacunaremos al universo de 30. Lo que importa es avanzar”, apuntó.

Moquegua y Tacna

Más datos que abonan a esta tesis de la reducción de la mortalidad. En Moquegua, de los 13 fallecidos por COVID-19, el 70% de los pacientes eran menores de 60 años. En esta región, se inmuniza a los cuarentones con las primeras dosis y segundas dosis para los de más de cincuenta años.

El promedio de edad de los fallecidos es de 56 años, incluso se tuvo un paciente de 37. .

En Tacna las autoridades sanitarias precisan que las tasas de mortalidad y hospitalización descendieron por la vacunación. En el Hospital Regional Hipólito Unanue se tienen 21 hospitalizados por COVID-19 y la mayoría de ellos no cuentan con vacunas o solo tiene una dosis.

Esta región acelera la inmunización pero la poca disponibilidad es un obstáculo. Se espera que lleguen la próxima semana.

Falta vigilancia del virus

La encargada del Laboratorio de Referencia Regional, Inés Monroy, informó que al mes envían entre 30 a 40 muestras para que el Instituto Nacional de Salud realice el secuenciamiento genómico. Ese análisis permite detectar la presencia de variantes de la COVID-19.

De 2.500 muestras enviadas, solo se dio respuesta a 350 por selección aleatoria. De ello solo el 1% correspondió a la variante Delta, equivalente a 5 casos en la región Arequipa. Sostuvo que aún es muy lento el avance de esta cepa pero que hay que seguir con la vigilancia. En tanto, se enviaron 20 muestras para confirmar efectividad de vacunas en personas infectadas y 30 por reinfecciones.