Médicos denuncian irregularidades en el Examen Nacional de Residentado 2020

Abel Cárdenas

Médicos protestan en el frontis del Ministerio de Salud. Foto: postulantes. Difusión.
Médicos protestan en el frontis del Ministerio de Salud. Foto: postulantes. Difusión.

Más de cien médicos afirman que el concurso estuvo plagado de anomalías que habrían dejado sin plazas a profesionales que obtuvieron una nota aprobatoria. Conareme niega las acusaciones.

La doctora María siente frustración. Su voz se acelera y las palabras salen con indignación, rabia, y tristeza. Piensa y trata de demostrar que le “robaron el partido en mesa, ya que no pudieron en la cancha”.

“Hacer una especialidad médica trasciende el tema de dinero, tiene un significado muy especial para nosotros [médicos]. Es un paso más en nuestra carrera”, declara.

Así como ella, más de cien médicos han levantado su voz de protesta para denunciar presuntas irregularidades en el último Examen Nacional de Residentado Médico, realizado el 15 de noviembre. En muchos casos, alegan, los ha dejado sin plazas pese a los buenos resultados obtenidos.

Las irregularidades, señalan, se han notado en todo el proceso de admisión, durante la inscripción, evaluación, resultados y adjudicación. Sumado a esto, también indican que existen casos que demuestran la engañosa publicidad usada por los organizadores para informar sobre una cantidad de plazas que al final no otorgaron. El Colegio Médico del Perú (CMP) ha iniciado un acompañamiento legal a los médicos.

Examen Nacional de Residentado Médico

La planificación, organización y dirección del Examen Nacional de Residentado Médico está a cargo del Consejo Nacional de Residentado Médico (Conareme). Se realiza una vez al año y tiene un costo aproximado de S/ 1.000.

Para realizar el examen, el Conareme forma un Jurado de Admisión, encargado de todo el proceso concursal. Está conformado por 5 miembros, entre ellos un representante del Ministerio de Salud (Minsa), otro de las Facultades de Medicina (Aspefam), un integrante de la Asociación de Médicos Residentes, y más. Sin embargo a la fecha todavía no se sabe quiénes fueron los integrantes del comité encargado del último examen, según el CMP.

Página oficial del Consejo Nacional de Residentado Médico (Conareme). Foto: Pantallazo.

El Examen Nacional de Residentado es la única vía para que un médico pueda ingresar a un programa de especialización bajo la modalidad de residentado. Para tal fin, el Conareme, a través de sus representantes, debe garantizar las plazas disponibles en los establecimientos de salud que se encuentren acreditados para dicho programa.

Cada año, cientos de postulantes se desplazan a Lima con la intención de ocupar alguna de las mejores plazas, sobre todo de EsSalud (la remuneración y las condiciones laborales son mejores que las del Minsa, explican).

Bases del Concurso Nacional de Residentado Médico 2020-2023. Foto: Pantallazo.

Los resultados finales se desglosan así: 20% corresponde al puntaje obtenido en el Serums y el 80% restante al puntaje del examen. Al final, si la nota coloca al médico entre los primeros puestos, tendrá la posibilidad de escoger la especialidad y el establecimiento de salud. Así, cada uno decidirá su futuro hasta que se agoten las plazas disponibles.

Problemas en la inscripción del examen

Para la fase de inscripción, los denunciantes señalaron que se les pedía adjuntar varios documentos a través de la página web del Conareme, pero, pese a que afirman haber subido correctamente los archivos, la respuesta del jurado era que no estaban y dicho error era insubsanable, motivo por el cual muchos fueron negados a participar.

“Varios colegas refieren que no han podido inscribirse correctamente al proceso porque, según Conareme, no han subido bien su certificado de salud o su certificado de salud mental, cuando sí lo habían hecho, pero por error seguramente del sistema o de archivo, se decidió ponerlo como insubsanable. Sin embargo ese problema podía subsanarse volviéndose a subir el archivo o coordinando para que todo esté correcto. Así hay un montón de colegas que han pagado su inscripción y no han podido dar el examen”, declaró un médico.

Médicos protestaron en el frontis del Ministerio de Salud. Foto: cortesía.

Además, existe un caso particular que es el de la doctora Giuliana Chiroque, quien denuncia un maltrato reiterativo contra su persona durante todo el concurso. Ella cuenta que en el proceso de inscripción envió toda su documentación, pero recibió un correo indicando que le faltaba un certificado y que por ende dicho proceso ya era insubsanable.

Luego de coordinar, la Conareme le respondió que estaba apta para dar el examen; sin embargo, cuenta Chiroque, no le habían solucionado otra de sus peticiones que era corregir el puntaje de su Serums (Conareme le sumaba dos puntos, cuando en realidad su resolución directoral indicaba ocho).

Sin solucionar el problema, Giuliana fue a dar su examen, el cual rindió con normalidad. Precisa que al culminar la prueba, un representante de la entidad le dijo que la secretaría del Conareme ya estaba al tanto de su caso y que prontamente solucionarían la cifra de su puntaje, antes de que salgan los resultados. Al enviar nuevamente un correo para insistir con el pedido de corrección, recibió un nuevo email en el que le señalaban que había quedado imposibilitada de continuar con el concurso. La sorpresa fue mayor cuando un día después, recibió otra comunicación que le indicaba que estaba habilitada para la adjudicación de una plaza. El día de la adjudicación acudió a su universidad, pero no la dejaron entrar porque le dijeron que no estaba en la lista. La doctora fue con un abogado y un policía para dejar constancia de los sucesos. “En mi caso ha habido varios maltratos”, sentenció.

Correo en el que confirman a la postulante que puede asistir a la adjudicación, sin embargo, no la dejaron entrar.

Evaluación y resultados

Durante la evaluación del examen también existieron varias anomalías, resaltó otro profesional. Las irregularidades van por la falta de garantía en el cuidado de los postulantes y en la poca preocupación por evitar el uso de equipos electrónicos.

“En años anteriores se identificaba con lector de huellas que las personas que iban [al examen] eran las inscritas, pero este año no hubo. Incluso hubo personas que entraron con carteras y esas cosas. Había aulas a las que no acudía el personal que estaba a cargo y un docente estuvo a cargo de dos sitios. Otros años, durante el examen mismo se les pasaba con un detector de metal, y aquí era donde encontraban a quienes estaban haciendo uso de dispositivos electrónicos. El año pasado se encontró a dos colegas, este año no se ha dado ese cuidado”, contó un médico que dio el examen el 15 de noviembre.

Además, los postulantes han denunciado que algunos docentes desglosaron la ficha óptica (tarjetilla en la que se coloca las respuestas) de la prueba. Eso ha provocado, señalan, que los resultados finales no coincidan con el puntaje real de un grupo de médicos. Piden la revisión presencial de estas.

Conareme responde al Colegio Médico señalando que no han encontrado irregularidades en las fichas ópticas del examen. Foto: cortesía.

La República pudo conocer dos casos específicos de este problema: uno de ellos es un doctor que asegura que su puntaje final no corresponde con el balotario oficial de respuestas que entregó el Conareme cuatro días después del examen. “Yo debería estar en primer puesto en la especialidad que he decidido, pero ahora estoy en el puesto 69, es injusto”, precisó.

Otro postulante relató que antes de que Conareme entregué las respuestas oficiales, su puntaje era de 60, pero cuando salió el balotario confirmó su sospecha: el puntaje real era de 80. “Yo no puedo adjudicar a una plaza con una nota que no es mía. La Conareme se ha cerrado. Muchos de los que tenemos este problema estamos desempleados”, señala.

Adjudicación de plazas: caso neonatología

Finalmente, una de las denuncias más graves viene de médicos que postularon a la especialidad de neonatología. Ellos indican que antes del examen, se conoció que existían 23 plazas a nivel nacional, pero que al momento de la adjudicación, es decir, cuando ya se conocían los resultados y los médicos que obtuvieron los mejores puntajes iban a escoger su establecimiento de salud, se dieron con la sorpresa de que solo habían 11 plazas disponibles, negando las vacantes en las sedes de Essalud, las más pedidas por los médicos a comparación de las del Minsa.

A través de un video del momento de la adjudicación se puede notar cómo las autoridades obligan a la doctora que obtuvo el primer puesto en neonatología a escoger entre las sedes del Minsa, pese a que la postulante le pedía que le aclare los motivos por los que las sedes de EsSalud no estaban siendo considerados, teniendo en cuenta que antes del examen sí habían sido publicadas.

Los pedidos de la médico no fueron escuchados y termina escogiendo, incómoda e indignada, una sede a la que, luego de tanto esfuerzo, no tenía en mente escoger.

Medidas legales

El doctor Luis Pampa, representante del Colegio Médico del Perú ante la Conareme, señaló que se ha escuchado a los más de cien médicos que han decidido contar las irregularidades que vivieron antes, durante y después del examen.

A través de la oficina de Asesoría Legal se le está haciendo el acompañamiento caso por caso, precisó Pampa. Aunque reconoció que están recibiendo respuestas de la Conareme que no dejan conformes a los colegas.

Indicó que han realizado el pedido de información para conocer quiénes son los integrantes del Jurado de Admisión que llevó a cabo el examen, pero, hasta la fecha, aún no reciben respuesta.

Colegio Médico pide el nombre de los integrantes del Jurado de Admisión del examen, hasta ahora desconocidos. Foto: cortesía.

Respuesta de Conareme

La República se comunicó con el Conareme para coordinar una entrevista, pero hasta el cierre de la nota no se obtuvo respuesta a la solicitud.

*Se ha cambiado u ocultado los nombres de los y las médicos para evitar cualquier represalia.