El 60% de inversiones se destina a obras pequeñas en el sur

Wilder Pari

wilder_app

21 Nov 2020 | 6:20 h
Comunas invierten en obras de asfaltado o adoquinado.
Comunas invierten en obras de asfaltado o adoquinado.

Atomización. Análisis del IPE, sostiene que proyectos menores al millón de soles en demasía, dispersan el gasto estatal y generan mayores gastos operativos.

Al Estado no solo se le reprocha gastar el dinero lentamente, también invertirlo en proyectos pequeños que carecen de impacto. La conclusión se desprende de un informe del Instituto Peruano de Economía (IPE) en las regiones del sur. En esas jurisdicciones el 60% de los proyectos de inversión, son pequeños, no superan el millón de soles. Esto implica, por ejemplo, pequeñas compras o asfaltados de cuadras. Sin embargo, demandan una serie de gastos fijos como cualquier proyecto mayor. Según el IPE, ello genera una dispersión o atomización del gasto estatal, afectando la eficiencia. Es decir, demasiadas obras menores a la larga serían más costosas para el país.

El análisis del IPE divide las obras por monto de inversión. Son pequeñas aquellas inferiores al millón de soles, medianas las ubicadas entre el millón y 10 millones de soles, y grandes las superiores, a los diez millones de soles.

Aunque las obras menores también son necesarias, el IPE sostiene que podrían buscarse formas de optimizar el gasto. Su especialista Fernando Gonzáles, sugiere que las compras podrían ser a mayor escala, mientras que los proyectos que intervengan un par de cuadras, podrían abarcar más extensiones.

Así, al unificarse trabajos aledaños, se evitarían el doble gasto en estudios de perfiles y expedientes técnicos. En el caso de las compras, también se evitaría duplicar una serie de gastos preparativos.

Niveles de gasto en el sur

En el sur, la región Puno tiene la mayor cantidad de inversiones menores al millón de soles, un 70% de una cartera de 1429 proyectos. Le sigue Apurímac con un 63% de obras pequeñas, luego Moquegua y Arequipa con 57%.

El gasto en pequeños proyectos varía también según el nivel de gobierno. La mayoría corresponde al gobierno central y a gobiernos locales (municipios). Así, un 67% de inversiones del Ejecutivo nacional en el sur, son menores al millón de soles. La mayoría en el rubro de salud. Esto se explicaría por las compras sectorizadas por la pandemia del coronavirus.

En el nivel de municipios, un 60% de inversiones son menores al millón de soles. En Puno, la mayoría de recursos ediles se van en obras de transporte, planeamiento y gestión. En Apurímac, Moquegua y Tacna, se enfoca hacia proyectos agropecuarios. Mientras que en Arequipa, el gasto pequeño va hacia transporte, cultura y deporte.

En el caso de los gobiernos regionales, el porcentaje de pequeña inversión es diverso. En Puno representa el 5%; en Tacna el 8% y Cusco el 18%. Mientras que en Arequipa el 35%, Moquegua un 38% y en Apurímac 45%.

Para el consejero regional de Arequipa, José Luis Hancco, la cifra evidenciaría que el Gobierno Regional no puede ejecutar proyectos de mediano y gran impacto.

¿Qué obras podemos encontrar en el gasto pequeño? En el caso del gobierno regional Arequipa, hay partidas destinadas a proyectos agropecuarios en provincias, como el Mejoramiento de producción lechera en Achoma (Caylloma), por un valor de S/ 114 mil. También hay compras, como la Adquisición de mobiliario para la Gerencia de Producción por S/ 426 mil soles.

En el caso del Gobierno Regional de Puno, también hay proyectos agropecuarios, como el Envasado de café premium en Inambari (Sandia) por 154 mil soles. Asimismo, obras viales, como el Mejoramiento del camino vecinal Hauquina Zapijicane (Chucuito) por S/ 275 mil o el Mejoramiento de la transitabilidad vehicular y peatonal de la avenida Tambopata (Juliaca) por S/ 126 mil.

info INPE

La inversión pequeña tiene un rol social

El economista Patricio Quintanilla, discrepa con el análisis del IPE, pues considera que las inversiones menores tienen un efecto dinamizador, especialmente en sectores alejados y vulnerables. Obras del rubro de transporte o deporte, así como las compras pequeñas en salud, son percibidas directamente por la población. “Hay que ver también el contenido social”, dijo.

Quintanilla opinó que sería complicado agrupar las compras para ahorrar costos operativos, pues habría el riesgo del retraso en la adquisición, además se favorecería a un solo proveedor. Incluso, esto sería contraproducente en el rubro de salud, pues una demora afectaría la vida de las personas.