Policías no dispararon por su cuenta sino por orden de sus jefes

La batalla. La noche del sábado 14 fueron desplegados en el Centro de Lima los efectivos de la Unidad de Servicios Especiales (USE) y de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes), y fueron autorizados a dar uso a las escopetas de perdigones y a los lanzadores de lacrimógenas.

Línea de mando. Los efectivos de la Diroes y de la USE no estaban autorizados a usar sus armas como quisieran sino bajo el estricto mandato de sus superiores que estaban en el Centro de Lima. Foto: Jorge Cerdán/La República
Línea de mando. Los efectivos de la Diroes y de la USE no estaban autorizados a usar sus armas como quisieran sino bajo el estricto mandato de sus superiores que estaban en el Centro de Lima. Foto: Jorge Cerdán/La República
Doris Aguirre

No es cierta la versión según la cual los policías que reprimieron las manifestaciones del sábado 14 de noviembre en el Centro de Lima dispararon sus armas por iniciativa propia o según su libre criterio. Lo hicieron respondiendo a las órdenes de sus superiores.

En una denuncia por maltratos formulada contra su superior, el coronel PNP Percy Tenorio Gamonal, el suboficial técnico de tercera PNP (ST3) Ericson Chávez Huaraca confirmó que los efectivos policiales dispararon perdigones y gases lacrimógenos obedeciendo a los oficiales al mando.

El suboficial Ericson Chávez relató que se encontraba en el cruce de la avenida Nicolás de Piérola y el jirón Camaná como ‘escopetero’ (lanzador) de bombas lacrimógenas al integrar la Unidad de Servicios Especiales (USE) Norte Puma. Indicó que también había efectivos de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) bajo la conducción del jefe encargado de esta unidad, el coronel Percy Tenorio, quien estuvo presente en el lugar.

Cerca de la misma hora, otro grupo de efectivos policiales se encontraba en la intersección de Nicolás de Piérola y Abancay, donde recibieron mortales impactos de perdigones los jóvenes Inti Sotelo y Bryan Pintado.

El testimonio de Chávez es valioso porque explicó cómo actuaron los efectivos policiales en esa noche fatídica, quienes tenían la indicación de disparar sus armas solo bajo el mandato de sus suboficiales superiores. En el caso del suboficial en mención, este se encontraba a cargo del coronel Percy Tenorio. Por el momento, se desconoce la identidad del oficial responsable de la zona en la que fueron heridos mortalmente los estudiantes Sotelo y Pintado.

De acuerdo con la versión del suboficial, quien cuenta con 15 años de actividad en la PNP y con cinco de ellos en la Unidad de Servicios Especiales (USE), cuando observó que había una masa de personas que pretendía romper el cerco de seguridad policial, decidió disparar una bomba lacrimógena en cumplimiento del protocolo establecido. Sin embargo, el coronel a cargo le recriminó con palabras soeces y lo golpeó en la cabeza por no haber obedecido a sus órdenes.

La noche de los hechos de sangre, el coronel Percy Tenorio dependía en ese momento y actuaba como apoyo del jefe de la Séptima Región Policial Lima, general PNP Jorge Cayas Medina, quien entonces dependía del Subcomandante General de la PNP, teniente general Jorge Lam Almonte.

Lam despachaba directamente con el entonces ministro del Interior, general PNP (r) Gastón Rodríguez Limo, quien coordinaba con el primer ministro Ántero Flores y el expresidente de facto Manuel Merino.

Lavada de manos

Este 17 de noviembre en conferencia de prensa, el general PNP Víctor Zanabria, actual director de la Undécima Regional Policial de Arequipa, habló como vocero de la Policía Nacional y afirmó que no se descartaba que pudieron haber sido civiles los que dispararon a Inti Sotelo y Bryan Pintado.

Sin embargo, el general Zanabria no se encontraba en Lima cuando ocurrieron los hechos violentos y tampoco presentó evidencia de lo que señaló sobre el presunto uso de armas letales por parte de los manifestantes.

Testimonio clave

Conforme lo manifestado por el suboficial PNP Chávez Huaraca, los efectivos de la USE y de la Diroes dispararon según las órdenes del coronel PNP Percy Tenorio Gamonal.

“Al notar que la turba de manifestantes logró tumbar las rejas de seguridad, (en cumplimiento) de mis funciones como escopetero y con la finalidad de disuadir estos actos que ponían en zozobra la seguridad pública y nuestra seguridad física, hice uso de la escopetada afectada por el Estado (PNP) lanzando un cartucho de lacrimógena conforme el protocolo establecido, tomando todas las medidas de seguridad”, explicó en su denuncia el suboficial Ericson Chávez, quien remarcó que empleó el arma en cumplimiento del protocolo policial.

Pero su jefe inmediato lo abordó y maltrató porque tenía que esperar sus órdenes.

“Es así que en esas circunstancias observo y escucho los gritos humillantes y vejatorios contra mi persona procedentes del coronel PNP Percy Tenorio Gamonal, quien es director encargado de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes). (...) En forma airada me llama: ‘¡Oeeee! Ven acá. ¿Quién te ha dicho, ah? ¿Quién chucha te ha dicho, ah?’, reprochando mi accionar. Al explicarle mis funciones, este en forma sorpresiva y a traición (me) lanza un fuerte golpe de puño a la altura de la cabeza y la nuca, golpe que fuera amortiguado por el casco de seguridad que tenía puesto. Por lo que de forma inmediata reclamé la agresión y la forma de maltratarme”, señaló en la denuncia presentada ante la Inspectoría General de la Policía Nacional y la Fiscalía Suprema Militar y Policial.

“Sin embargo, el coronel Tenorio, lejos de recapacitar por su actitud, ante mi reclamo comienza a gritar diciéndome: ‘¡¿Me vas a pegar?! ¡Mírame bien!’, lanzándome otro golpe de puño mucho más fuerte en la cabeza, siendo amortiguado por el casco, pero causándome una suerte de mareo o desvanecimiento por el golpe. (...) Dicho oficial superior prácticamente me invitaba a (liarme) a golpes con él, motivo por el cual y ante mi desconcierto, opté por integrarme al grupo completamente ofendido y avergonzado, ya que en el lugar no solo había prensa sino (también) personal de menor grado y jerarquía que el suscrito”, anotó el suboficial.

Denuncia presentada por el suboficial de tercera Ericson Chávez Huaraca. Foto: La República

Denuncia presentada por el suboficial de tercera Ericson Chávez Huaraca. Foto: La República

Órdenes son órdenes

La narración del suboficial Chávez, de la Unidad de Servicios Especiales (USE), ratificó que el uso de armas durante la noche del sábado 14 de noviembre estaba sujeto estrictamente a la disposición de los oficiales superiores de la Policía Nacional.

Por su parte, fuentes de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) precisaron que el coronel Percy Tenorio actuó de acuerdo con el reglamento y las normas para el mantenimiento del orden público con la finalidad de evitar que el personal lesione a los manifestantes, que ya estaban enardecidos por la muerte de Sotelo y Pintado.

“Los escopeteros solo deben actuar a órdenes del jefe, no puede actuar de motu propio”, señalaron.

También informaron que en la zona que estuvo a cargo del coronel en mención no se registraron heridos, a diferencia del cruce de las avenidas Nicolás de Piérola y Abancay, donde fueron abatidos Inti Sotelo y Bryan Pintado.

Sobre la identidad del jefe policial de la zona donde mataron a los estudiantes, las fuentes respondieron que no lo sabían.

Más información en la edición impresa de La República.