Tacna: rector interino asume Universidad Nacional Jorge Basadre Grohmann

Adilio Portella dejó rectorado tras cinco años de mandato. Funciones fueron entregadas a los docentes principales de mayor antigüedad y grado que integran el Consejo Universitario.

La entrega de cargo, medallas y presentación se realizó por la mañana del miércoles en el auditorio central. Foto: La República
La entrega de cargo, medallas y presentación se realizó por la mañana del miércoles en el auditorio central. Foto: La República
LR Tacna

La Universidad Nacional Jorge Basadre Grohmann en Tacna debió elegir este año al rector y vicerrectores que dirigirían esa casa de estudios los próximos cinco años. Sin embargo, por causa de la pandemia de la COVID-19 no hubo comicios. Ante ello, los docentes Raúl Tolomeo Soto, Martín Llapa Medina y Manuel Velarde Herencia fueron designados de forma temporal como autoridades universitarias.

Adilio Portella Valverde dejó el cargo de rector que asumió hace cinco años, al igual que lo hicieron sus compañeros Jorge Lozano Cervera (vicerrector académico) y Héctor Rodriguez Papuico (vicerrector de investigación). Ellos fueron elegidos a través de las primeras elecciones universales y la aplicación de la nueva Ley Universitaria.

La entrega de cargo, medallas y presentación se realizó por la mañana del miércoles en el auditorio central. La asamblea universitaria debatió durante más de un mes sobre quienes dirigirían la universidad después del 27 de octubre. Portella renunció a la posibilidad de que su mandato se extendiera hasta que se lleven a cabo las elecciones.

La asamblea también rechazó la alternativa de desarrollar comicios virtuales, pues la mayoría de los miembros, en especial los jóvenes, consideraban que no era una modalidad confiable y transparente. Fue así que optaron por encargar funciones a los docentes principales de mayor antigüedad y grado que integran el Consejo Universitario.

No todos quedaron contentos con esa decisión. Un grupo de docentes de la casa universitaria sostenían que los cargos debían recaer sobre los docentes principales más antiguos de la universidad, sin necesidad de que integraran el concejo. Señalaban que el artículo de vacancia del estatuto universitario permitía ello.