Enfermeras del Hospital Rebagliati denuncian que nuevas mascarillas no las protegen de la COVID-19

Según las enfermeras, las mascarillas que recibieron son de uso común y no evita que tengan contacto con aerosoles de pacientes con coronavirus. Por su parte, EsSalud indica que material sanitario sí cumple con las medidas de bioseguridad.

Enfermeras aseguran que no se niegan a trabajar, pero exigen condiciones dignas. (Foto: Captura de video)
Enfermeras aseguran que no se niegan a trabajar, pero exigen condiciones dignas. (Foto: Captura de video)
Sociedad LR

Un grupo de enfermeras, que trabaja en el área de Emergencias para pacientes con coronavirus del Hospital Rebagliati, denunció que el nuevo lote de mascarillas que les han entregado las expone al contagio por su bajo nivel de protección.

Las trabajadoras de salud indicaron que las mascarillas KN95, de fabricación china, son de uso de común y no les cubre totalmente la boca y nariz, cuando lo ideal es que no deje ningún espacio libre.

PUEDES VER Coronavirus en Perú EN VIVO hoy 5 de mayo: 1.444 muertes y 51.189 casos positivos, según el Minsa

Asimismo, presenta una ranura al medio, corriendo ellas el peligro de tener contacto con los aerosoles del paciente contagiado. Las enfermeras cuentan que a diario deben hacer labores como cambiar los tubos de las personas con respiración artificial.

“Es indignante que el personal asistencial, que desde la quincena de abril está dando la cara en esta pandemia, atendiendo directamente al paciente, sometiéndolos a procedimientos que generan aerosoles, nos continúen exponiendo sin entregarnos las mascarillas que reúnan las certificaciones internacionales y nos garanticen la protección. Nosotros estamos aquí para trabajar", sostuvo una de ellas en declaraciones a América Noticias.

Lazy loaded component

Las enfermeras también expusieron su reclamo a través de videos que compartieron en redes sociales. Allí explicaron cómo es que las mascarillas KN95 dejan pasar la luz y los aerosoles.

PUEDES VER San Miguel: vecinos rechazan construcción de área para atender a pacientes con COVID-19

En una de las grabaciones se escucha que las trabajadoras de salud estaban esperando más de una hora el material sanitario adecuado para poder ingresar a su turno.

“Estamos esperando que nos den las mascarillas que nos corresponden para ingresar al servicio de Emergencias COVID-19 del Hospital Rebagliati. Hemos venido dispuestas a trabajar, pero nos entregan estas mascarillas que no tienen ningún registro que nos garantice que nos van a proteger de todos los gérmenes y virus con los que estamos combatiendo", dijo una enfermera.

Aseguraron que la falta de protección ha ocasionado que 25 de sus compañeras se infecten, quienes no tuvieron acceso oportuno a las pruebas de descarte, por lo que el tiempo que no fueron diagnosticadas contagiaron a sus familias sin saberlo. Ellas temen que les pase los mismo.

PUEDES VER Zamora: “El 15 de mayo debemos llegar a la meta de 1.000 camas UCI habilitadas”

Las enfermeras mostraron miedo a represalias por parte de autoridades de EsSalud, pero también ven necesario dar a conocer este tipo de deficiencias en los hospitales. “Amamos nuestra profesión, estamos programados para servir, pero en condiciones dignas y justas”, dijo una de ellas.

EsSalud responde

Tras la denuncia de las enfermeras, EsSalud indicó que las mascarillas KN95 cuentan con una capacidad de filtrado similar a la mascarilla N95.

Informaron que no han podido seguir entregando las N95 porque el Gobierno de Estados Unidos ha prohibido la comercialización de las mascarillas 3M a nivel mundial, lo que las ha hecho escasas en el mercado internacional.

No obstante, negaron que las KN95 no proteja del contagio al personal de salud. “La mascarilla KN95, es aceptada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), y cumple con el estándar requerido de filtrar hasta el 95% de las partículas de 0,3 micras de tamaño que se necesita para afrontar la pandemia del coronavirus”, explicaron en un comunicado.

Asimismo, EsSalud señaló que entrega de manera periódica los Equipamientos de Protección Personal (EPP) a todo el personal asistencial de sus nosocomios, en cumplimiento con las normas de bioseguridad necesarias evitar su contagio con la COVID-19.