Cajamarca: Campesino e hijo graves tras ajusticiamiento de ronderos durante cuarentena [VIDEO]

03 May 2020 | 22:11 h
Cajamarca: Un padre y su hijo fueron golpeados por policías y ronderos luego de olvidar usar mascarilla para ver a sus animales. (Foto: Captura Facebook)
Cajamarca: Un padre y su hijo fueron golpeados por policías y ronderos luego de olvidar usar mascarilla para ver a sus animales. (Foto: Captura Facebook)

Exceso. El hombre fue detenido por olvidar la mascarilla para ver a sus animales. La PNP lo capturó junto a su hijo, golpeó y entregó a ronderos. Hoy no pueden ni moverse.

Un humilde campesino y su hijo denunciaron haber sido agredidos brutalmente por efectivos de la Policía Nacional del Perú y un grupo de ronderos luego de olvidar usar mascarilla en las inmediaciones de su hogar, en el en el distrito de Llapa de la provincia de San Miguel, Cajamarca.

De acuerdo a un vídeo subido a las redes sociales, la víctima identificada como Rafael Salazar Ventura se dirigía a pie por una carretera para ver a sus animales, cuando fue interceptado por la policía debido a que no llevaba mascarilla, un de las medidas obligatorias dispuestas por el gobierno para frenar el brote del nuevo coronavirus (COVID-19).

PUEDES VER Carlos Morán: “Mi salida no tiene nada que ver con tapar actos de corrupción”

Testigo de la intervención, su hijo Ronaldo Salazar Ajip (18) intentó interceder por él pero corrió similar suerte, pese a que en todo momento se disculparon por su descuido.

Una vez en el puesto policial de Llapa, los policías decidieron entregarlos a los integrantes de la ronda campesina del centro poblado Cochán Bajo, unidad liderada por el ciudadano Oswaldo Becerra Bazán que castiga a los infractores de la cuarentena del nuevo coronavirus.

Lazy loaded component

Ya en custodia de los ronderos, tanto padre como hijo fueron cruelmente azotados como quedó registrado en imágenes que han indignado a la opinión pública en Cajamarca. Recién por la tarde del día siguiente, ambos fueron nuevamente recogidos por los policías y puestos en libertad.

Debido a las conmociones, Rafael Salazar Ventura y Ronaldo Salazar Ajip a duras penas pudieron llegar a sus hogares luego de caminar un largo trecho bajo el sol. Ahí permanecen postrados pues debido a su humilde condición no pueden solventar atención médica ni contratar un abogado.

Lazy loaded component

El humillado padre de familia inculpó a un suboficial PNP de apellido Mejía por iniciar las acciones violentas en contra suya y de su hijo, además de decidir entregarlo a los ronderos de Cochán Bajo en medio de la emergencia por el COVID-19.

PUEDES VER Coronavirus: ronderos indignados por inoperatividad de autoridades de Chota

“Mejía nos golpeó y le tiró un puñete en el ojo a mi hijo. En la noche nos llevaron a la ronda y por más que les supliqué y les dije que no soy un delincuente nos golpearon. No tenían derecho a azotar a mi hijo”, se lamentó el padre al medio local “El Canillita”.

Se espera el pronunciamiento de las autoridades sobre este nuevo caso de exceso policial.