Perú propone medidas para combatir tráfico de aletas de tiburón

La República

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

27 Ago 2019 | 17:29 h
En 2018, Perú se ubicó entre los cuatro países exportadores de aletas de tiburón a nivel global. Foto: Carlos Suárez / OCEANA.
En 2018, Perú se ubicó entre los cuatro países exportadores de aletas de tiburón a nivel global. Foto: Carlos Suárez / OCEANA.

Conferencia Mundial de Vida Silvestre aprobó iniciativas peruanas que buscan proteger a esta especie amenazada.

Dos propuestas de Perú para reforzar el control del comercio internacional de tiburones protegidos han sido aprobadas durante la XVIII Conferencia de las Partes (COP 18) de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), que se celebra en Ginebra, Suiza.

La iniciativa del gobierno peruano consiste en que los 183 países miembros realicen un inventario de las aletas de tiburón de especies protegidas que tengan en stock y que hayan sido obtenidas antes de la entrada en vigor de su inclusión en la CITES. Esta revisión permitirá conocer las reservas de cada país y se pondrá un límite a la emisión de certificados CITES pre-convención para su comercio internacional.

Autoridades peruanas han detectado una ruta de comercio ilegal de aletas que ingresan al país desde Ecuador para ser reexportadas a China como si fueran de origen peruano.

Por ello, se han realizado grandes incautaciones de cargamentos de aletas provenientes de Ecuador, en los cuales se han detectado aletas de especies protegidas por CITES, como el tiburón zorro, con certificados que acreditan que su captura fue anterior a la entrada en vigor de su protección.

Así, en diciembre del 2018, SUNAT incautó 25 toneladas de aletas de tiburón valorizadas en US$ 630,000 que, de acuerdo a medios noticiosos, provino de Ecuador, país que desde el 2007 ha prohibido la pesca dirigida de tiburones.

"Al carecer de información sobre el stock de partes y derivados de tiburón que hayan sido almacenados y obtenidos por los países antes de la entrada en vigor de la inclusión de ciertas especies en la CITES, se puede abrir una ventana para ‘lavar aletas’ al dar certificados con una fecha de captura previa”, señala Alicia Kuroiwa, Directora de Hábitats y Especies Amenazadas de Oceana Perú, quien asiste como observadora a esta cumbre.

“Las aletas de origen controversial afectan a los exportadores locales, pero incluso más a los pescadores artesanales que extraen legalmente estas especies”, subraya Kuroiwa.

La delegación peruana, integrada por representantes del Ministerio del Ambiente (MINAM), el Ministerio de la Producción (PRODUCE) y el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR), también solicitó mejorar el monitoreo de los cargamentos de aletas de tiburón “en tránsito” mediante la creación de nuevas directrices para la gestión y el seguimiento de los productos de tiburones.


Video Recomendado