Ómicron - Lo que se sabe de esta variante declarada “preocupante” por la OMS AHORA - Tercera dosis para mayores de 18 años desde hoy: todo lo que debes saber

Junín: jóvenes se unen para promover la conservación de anfibios altoandinos del lago Chinchaycocha

La Republica
Yoselina Alfaro

La rana gigante del lago Chincaycocha en Junín y la Wancha son los dos anfibios altoandinos en peligro de extinción. Los jóvenes del Grupo Rana buscan estrategias para evitar un fatal desenlace.

La contaminación de las aguas por el exceso de tuberías de desagüe que irresponsablemente salen liberadas a las aguas del lago Chinchaycocha, el crecimiento poblacional, la caza indiscriminada de esta especie, el cambio climático y el desinterés de la población para tomar consciencia frente a la masiva perdida de las especies, ha colocado a la rana gigante de Junín y a la Wancha, anfibio altoandino que coexiste con esta especie, entre las especies endémicas en peligro de extinción.

Según el Ing. Oscar Damian Baldeón, en la última expedición que realizaron el 2016, ha este área de conservación, solo lograron contabilizar un total de 19 ranas gigantes adultas y una rana wancha, situación que los alarmó en gran medida. Pues la carencia de estos anfibios en el  lago no solo ocasiona una ausencia penosa para los pobladores que consumían su carne, sino también significa la alteración de todo un ecosistema.

PUEDES VER: Junín: Niños aprenden a jugar tenis de mesa en pleno corazón del VRAEM [FOTOS]

"Dentro del lago hay detritos (restos minúsculos de masa orgánica), caracoles, insectos y crustáceos que al estar extinta una especie que los consumía, su población crece de forma descontrolada, y al morir genera una excesiva presencia de material orgánico, ya que estos anfibios cumplen la función de controladores biológicos y si no están presentes, todo se ve alterado" destacó.

Actualmente, el Grupo Rana trabaja en tres aspectos importantes: el primero que es en trato directo con los estudiantes de cinco instituciones educativas de Junín a quienes se les enseña a realizar investigaciones, analizar datos para la conservación de anfibios altoandinos, de tal forma que al retirarse de las área donde realizan el trabajo, la recuperación de estas especies quede en manos de los niños y adolescentes, para que no se detenga en su propósito de conservar esta especie.

Asimismo, realizan capacitaciones en universidades como la Continental, UNCP, entre otro, y centros de educación donde comparten las investigaciones que desarrollan, también organizan Subenirs por la conservación, actividades que les permiten recaudar fondos que después destinan a mayores proyectos. "Este proyecto empezó hace dos años y fue a base de la financiación de los chicos que lo fundamos, pero la idea es incluir a más personas, no importa si son de distintas disciplinas, eso enriquece el trabajo y genera mayores posibilidades de enfrentar la problemática" indica Oscar Damian.

Finalmente, invitó a los jóvenes que deseen unirse al Grupo Rana para contribuir a la conservación de las especies. "Solo tienen que tener amor por la naturaleza, ganas de involucrarse" agregó. Actualmente el Grupo Rana trabajo con universitarios de la UNCP, de la UNALM, Continental entre otros.