LO ÚLTIMO - Argentina confirma segundo caso de viruela del mono en menos de 24 horas ADVIERTEN CIERRE DE 30 GRANJAS - Kilo de huevos se dispara debido al aumento del precio de los alimentos para las aves

Sexualidad en la época preincaica: ¿cómo lo expresaban los antiguos pobladores?

Algunas culturas peruanas representaban aspectos de su sexualidad en huacos y piezas de cerámica. Conoce aquí la historia e imágenes inéditas.

Además del huaco erótico, existen otras cerámicas que representaron la sexualidad del Antiguo Perú. Foto: composición/EFE/Museo Larco
Además del huaco erótico, existen otras cerámicas que representaron la sexualidad del Antiguo Perú. Foto: composición/EFE/Museo Larco
 Emely  Matos

La construcción de una réplica del huaco erótico de Moche, en la provincia de Trujillo (región La Libertad), ha sufrido actos vandálicos desde su creación: primero, unos sujetos realizaron un hueco en la parte superior del falo que luego se refaccionó. El último ataque se produjo la madrugada del 24 de enero, cuando personas desconocidas incendiaron el monumento, dejándolo en ruinas.

Esta representación en versión grande ha generado opiniones divididas en diversos sectores de la población. Unos, por su parte, sostienen que genera una ventana para dar a conocer la cultura peruana, en lo que, a la par, fomenta el turismo interno y externo. Otros muestran su inconformidad por considerarlo ‘inoportuno’. Sin embargo, el erotismo ya existía desde el Antiguo Perú en importantes piezas de cerámica.

Por ello, acompáñanos en un recorrido virtual de las instalaciones del Museo Larco, el cual tiene una exclusiva galería erótica que, sin duda alguna, te sorprenderá por las manifestaciones tan desarrolladas que tenían los antiguos pobladores en cuanto a su sexualidad.

PUEDES VER: Huaco erótico Moche: todo lo que debes saber sobre la cerámica preínca que sigue dando de qué hablar

Dualidad

La Cultura Mochica, en su época de mayor auge (1 – 800 d.C.), retrataba la cosmovisión andina y el encuentro generador (tinkuy) de fuerzas opuestas complementarias (yanantin). Por ello, utilizaban la representación del cuerpo femenino y el masculino para expresar esta dualidad.

Dentro de esta categoría, se puede apreciar una botella de cerámica que representa una vulva y clítoris moldeada con sumo detalle en el contenedor, así como la vellosidad genital realizada a través de incisiones.

De otro lado, otro cántaro simboliza a un miembro reproductor masculino en reposo y grandes testículos, que cumplen la función de contenedores y, en tanto, el pene se muestra flácido, aunque el glande aparece de manera descubierta. En esa línea, se diferencia de la mayoría de vasos que representan el pene erecto.

Siguiendo con la categoría de la dualidad, se puede divisar otro estilo en botella de cerámica, que fue pintada utilizando dos colores de manera complementaria y alterna, tanto el contenedor como en el pico.

La representación de la dualidad a través de imágenes. Foto: Museo Larco

PUEDES VER: Huaco erótico: ¿qué le pasó y qué se sabe hasta ahora de la escultura de la fertilidad?

Uniones sexuales: generadoras de vida

Desde tiempos remotos, los habitantes interactúan sexualmente usando diferentes maneras, en los cuales, una de ellas supone la unión del hombre y la mujer, que se juntan para procrear.

La cultura Mochica, durante su época auge (1 – 800 d.C.), representa a través de botellas escultóricas a una pareja copulando y que se encuentra cubierta parcialmente por una manta que deja al descubierto solamente sus cabezas y genitales.

La referida manta se asemeja a un campo de cultivo con las parcelas demarcadas y señaladas con símbolos en forma de cruz, que significa encuentro y conexión.

Una de las esculturas de la Cultura Mochica. Foto: Museo Larco

PUEDES VER: Implican al alcalde de Trujillo en perjuicio de S/ 1,8 millones al fisco
Lazy loaded component

Escenas de masturbación

La masturbación es una de las prácticas sexuales que más ha sido retratada por los moches. Es así que en una de las piezas que se encuentra en el museo El Larco se puede apreciar a un hombre siendo masturbado por una mujer. Asimismo, se observa una asa. Dichas cerámicas eran vasijas ceremoniales en donde, probablemente, se utilizaron en rituales de propiciación, como receptores del semen real o simbólico. Aquí se representa a la mujer como la receptora, y el orificio por el cual ingresa el líquido corresponde a su vagina.

La Cultura Mochica simbolizaba la masturbación hacia el hombre. Foto: Museo Larco

Copulación entre animales

Según creencias, los dioses se unen para dar origen a la vida. En tanto, en el mundo terrenal los seres humanos y animales se unen para procrear, insertándose de esta manera en el ciclo vital. Por ello, aquí se puede observar a una pareja de ratones copulando. De igual manera, se realizó la representación con parejas de llamas, venados y monos.

Los mochicas representaban la copulación en animales. Foto: Museo Larco

¿Dónde y cómo conocer los huacos eróticos en Lima?

El museo Larco Herrera, ubicado en el distrito limeño de Pueblo Libre cuenta con una gran exposición de estas piezas preincaicas, la cual se divide en cinco espacios diferentes. Conócelos a continuación:

  • Cuerpo femenino y maternidad: en esta sala podrás encontrar cerámicas que representan a la mujer como una vasija receptora, así como también como un cuerpo generador de fluidos corporales. Además, se la muestra en diferentes situaciones junto a su pareja.
  • Unión sexual y fertilidad: en estás piezas verás la unión entre hombre y mujer que hace posible la vida. Se representa incluso a la pareja con el fruto de su unión.
  • Rituales de unión sexual no reproductiva: este arte precolombino también simboliza a seres humanos vistos en actos sexuales que no llevan a la fecundación, como el sexo anal, las felaciones y las masturbaciones.
  • Cuerpo masculino y rituales de propiciación sexual: el hombre es presentado como un emisor, un fertilizador, proyectando su virilidad y su potencia. También se le ve en diferentes situaciones con su pareja.
  • El mundo de abajo: los muertos son mostrados como seres activos sexualmente, interactuando entre ellos y también con los vivos, en momentos no-procreativos, como las masturbaciones.

¿Cómo llegar al museo?