Obesos que adelgazan tienen menos esperanza de vida, según estudio

grupo larepublica
Plataforma_glr
h

Especialistas estadounidenses revelan que este grupo presenta mayor mortalidad que el de personas que nunca bajaron de peso.

Un reciente estudio reveló que la tasa de mortalidad de las personas obesas que pasaron a ser delgadas es mayor que la de aquellas que mantuvieron su peso estable, aunque fuese alto.
 
 
La investigación fue realizada por especialistas de las universidades de Boston y Filadelfia (EE. UU.) y publicada en la revista PNAS.
 
Para llegar a la citada conclusión, los investigadores compararon distintos modelos que miden el Índice de Masa Corporal (IMC) y la esperanza de vida.  El menos acertado de ellos utilizaba solo información del peso en un único momento.  Este es el que se ha utilizado en la mayoría de los estudios que buscan una correlación entre obesidad y muerte.
 
Es por ello que no suele distinguirse entre las personas que siempre fueron delgados y los exobesos que bajaron de peso en un momento dado.
 
Andrew Stokes y Samuel Preston, los dos autores principales del estudio, determinaron que el riesgo de mortalidad está fuertemente asociado con la historia del peso corporal. 
 
Los especialiastas añadieron el dato del peso máximo a la única medida del Índice de Masa Corporal (IMC) utilizada hasta la fecha. Con ambas cifras, pudieron tener certeza de si una persona había mantenido su peso, adelgazó o engordó.
 
Los resultados dejaron en claro que las personas que dijeron haber adelgazado tenían una tasa de mortalidad más alta.  Stokes y Preston consideran que esto se debe a la enfermedad: "El sobrepeso puede causar enfermedades graves que conlleven disminución de peso y, finalmente, la muerte. Pueden sufrir dolencias del corazón y pulmonares o cáncer", sostuvo el primero.
 
Aunque en la investigación los autores no han distinguido entre la pérdida de peso voluntaria o la que es consecuencia de alguna dolencia, apuntan a la segunda como principal condición. “Nuestros análisis en diabetes y enfermedades cardiovasculares señalan que las personas que adelgazan sufren más ambas dolencias que aquellos que se mantienen en la categoría de obesos”, explican.