PRIMER TRIUNFO DE LA ERA REYNOSO - La Bicolor goleó 4-1 a El Salvador en el segundo amistoso
Salud

Salmonelosis: ¿de qué se trata esta enfermedad que produce diarrea y cuándo es grave?

La mala higiene antes de manipular alimentos y la falta de lavado de los productos son algunas de las causas de esta infección producida por la bacteria de la salmonella.

La salmonelosis se transmite principalmente por el consumo de alimentos contaminados. Foto: Composición LR
La salmonelosis se transmite principalmente por el consumo de alimentos contaminados. Foto: Composición LR
La República

Hace algunas semanas la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó de un brote de salmonelosis. Más de un centenar de casos fueron confirmados en suelo europeo y Estados Unidos, todos ellos relacionados con productos elaborados en la empresa de chocolate Kinder.

Ante esta ola de casos, la OMS pidió que se notifiquen a los países en los que se distribuyó este lote de chocolates. Si bien el Perú no está incluido en esta lista, no está de más recordar qué es la salmonelosis, cómo se contrae esta enfermedad, cuáles son los síntomas, entre otros detalles.

¿Qué es la Salmonelosis?

La OMS define la salmonelosis como una enfermedad provocada por la bacteria salmonella. Generalmente se caracteriza por la aparición brusca de fiebre, dolor abdominal, diarrea, náuseas y vómitos.

El dolor estomacal es uno de los síntomas de la salmonelosis. Foto: Difusión

Humberto Vásquez Cubas, infectólogo del Hospital de Emergencias Grau de Essalud, señaló que la salmonelosis se transmite vía oral a través de la ingesta de alimentos o agua contaminada con desechos fecales.

Principales síntomas

Alberto Laguna, médico infectólogo de la Clínica Internacional, detalló que los principales síntomas de la salmonelosis son la diarrea, fiebre, náuseas y vómitos. Por su parte, Vásquez Cubas agregó que esta enfermedad puede llegar a producir deshidratación.

Ambos especialistas aclararon que la salmonelosis no es lo mismo que la tifoidea. “La fiebre tifoidea también es producida por la bacteria salmonela, pero esta produce una lesión en el intestino delgado que puede causar perforación en el mismo”, señaló Alberto Laguna.

Según Vásquez Cubas, la salmonelosis se diferencia de una diarrea común, pues esta última no suele presentar fiebre, alteración de glóbulos blancos y no tiene una afectación más allá de la deshidratación.

¿Dónde se encuentra la bacteria salmonella?

Para Laguna, la bacteria que causa la salmonelosis se puede encontrar en alimentos almacenados de forma inadecuada o que no fueron bien refrigerados en épocas de calor. Por su parte, Vásquez Cuba agregó que la salmonella también se encuentra en los intestinos de aves de corral o silvestres, porcinos, reptiles y en algunos humanos que no completaron el tratamiento contra la tifoidea y en cuya vesícula biliar permanece la bacteria.

El lavado de frutas es una forma de prevenir la salmonelosis. Foto: Miguel Mejía / La República

Los dos especialistas consultados por La República coinciden en que la principal causa de contagio de la salmonelosis es la ingestión de alimentos elaborados en condiciones de higiene deficientes.

“Cualquier persona puede adquirir la salmonelosis si come en lugares en los que no se tiene el hábito de hervir agua, lavarse las manos antes de manipular alimentos y después de ir al baño”, especificó Vásquez Cuba.

¿Quiénes deberían tener mayor cuidado?

Si bien el tratamiento para la salmonelosis consiste en rehidratación y el reposo gástrico, hay un grupo de personas a los que contraer esta infección significaría una seria complicación a su salud. “A las personas con inmunodepresión, la salmonelosis puede durarle muchos meses y producir infecciones en el cerebro como la meningitis”, aseguró.

Por su parte, la OMS incluyó en este grupo a los bebés, adultos mayores y personas con dispositivos o materiales implantados como prótesis articulares, válvulas cardíacas o injertos de vasos sanguíneos.

Recomendaciones para no contraer salmonelosis

  • Hervir todos los alimentos que se consuman.
  • Lavado constante de manos.
  • No comer en lugares en los que no se cumplan medidas de higiene.
  • Lavar cuidadosamente las frutas y hortalizas.
  • Hervir el agua que se va a consumir.