“Es importante un chequeo oftalmológico a los niños antes de empezar el colegio”

Entrevista. Luis Izquierdo Jr. Médico oftalmólogo, con especialidad en cataratas y trasplante de córnea. Es profesor de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Expresidente de la Sociedad Peruana de Oftalmología y director médico de Oftalmosalud. Fue elegido el mejor oftalmólogo del mundo en un certamen internacional en el año 2016. El galeno señala que la pandemia no lo detuvo en la atención de los malestares oftalmológicos y en las emergencias, con todos los protocolos de bioseguridad.

La Republica
Operación oftalmológica.
Rumi Cevallos

Luis Izquierdo Jr. director médico de Oftalmosalud.

-¿Cuál es su recomendación a los padres de familia, cuyos niños van a empezar las clases y tendrán mayor exposición a una tablet, un celular, la pantalla de una computadora?

-Hacerse un chequeo oftalmológico, porque los niños, muchas veces, pueden tener encubierto algún problema visual. Es importante hacerse ese chequeo antes de comenzar el colegio. Muchas veces puede encontrarse con un problema que puede ser corregido con lentes y es algo le va a servir para toda su vida.

-Qué tal va en cuarentena, con esta segunda ola. ¿Cómo está procediendo con las operaciones y las medidas de bioseguridad?

-Seguimos con los protocolos de bioseguridad en el instituto, es un área libre de Covid-19 porque atendemos solo oftalmología. Seguimos con los protocolos de bioseguridad, y gracias a Dios no hemos tenido ningún contagio en la clínica, eso significa que estamos haciendo las cosas bien desde el punto de vista de los protocolos. Con los pacientes, lo que estamos haciendo es optimizar los tiempos de tal manera que tengamos el menor número posible de gente en el mismo momento. En cuanto al número de procedimientos, igual, no nos hemos detenido y estamos operando igual ya que los pacientes no tienen en los hospitales un servicio de oftalmología al 100% porque estos establecimientos están atendiendo la emergencia por Covid-19.

-¿Cuántas operaciones al mes están realizando en la clínica?

-En operaciones mayores, estamos realizando aproximadamente 150 por semana, que son 600 al mes, más cirugías menores. Debemos estar en ese promedio.

-¿De qué se trata la mayor cantidad de operaciones?

-Muchas son de emergencia por perforaciones, por traumas oculares; y también pacientes programados para cirugía de catarata, por ejemplo, o inclusive mayormente cirugía de láser para mejorar la visión.

-¿La pandemia cómo está afectando visualmente a los peruanos?

-Muchos se están afectados porque al usar la máscara facial, junto con la mascarilla junto con los lentes, hace que se empavonen y el paciente no puede ver bien y hacer sus cosas. Entonces allí surge una necesidad.

-Respecto a la tecnología quirúrgica, ¿cómo avanzó? ¿Qué están usando?

-Lo más más avanzado que existe es el láser reflecto segundo, un láser especial para desarrollar el procedimiento que permite la eliminación de anteojos; y también para cirugía de catarata. Es lo más avanzado que hay. Así mismo el uso de lentes intraoculares que me permiten ver en todas las distancias. Eso significa que el paciente, luego de la operación puede distinguir de lejos, de cerca y pueden leer por ejemplo sin anteojos.

-¿Esto implicó mayor inversión? ¿Cuánto de inversión tienen hasta el momento?

-Constantemente tenemos renovación tecnológica. Este es uno de los institutos oftalmológicos que más invierte en tecnología en Latinoamérica y por lo tanto nos mantenemos permanentemente renovando equipos y adquiriendo nuevos. Últimamente hemos tenido renovación de los microscopios quirúrgicos que se usan para los procedimientos. Allí tenemos acoplados sistemas guiados por computadoras para obtener una cirugía mucho más precisa.

-¿Cuánto creció su inversión en plena pandemia para traer nuevos equipos?

-Desde el comienzo de la pandemia y durante la pandemia hemos renovado equipos, pero mucha de la inversión también implicó la implementación de sistemas computarizados para las historias clínicas y sistemas implementados con inteligencia artificial. Eso ha sido el plan de inversiones que hicimos. La parte quirúrgica, los microscopios es un gran avance.

-¿Cuáles son los avances científicos en oftalmología, lo que se está usando en el país?

-Una de las cosas principales es el tipo de trasplante de córnea que se está realizando. Los realizamos con una técnica llamada trasplantes lamelares; es decir, solo cambiamos un pedacito de la córnea y eso hace que la recuperación visual sea mucho más rápida. Antes la recuperación era de meses, ahora estamos hablando de días. El riesgo de la operación es mínima, y el tiempo de recuperación es mucho más rápido. Los trasplantes lamelares de córnea es algo que se está implementando en el instituto y es lo que estamos haciendo más.

-¿En el caso de las operaciones para quienes desean aminorar la miopía, cuánto tiempo demanda esto, cuál es el procedimiento?

-Les hacemos un examen completo, y si se determina que el paciente es candidato para la cirugía, la operación demora en promedio, un minuto o minuto y medio por ojo. Es muy rápido. La operación se realiza bajo anestesia en gotas. No hay ninguna aguja, inyección, ni nada. No existe el dolor intra operatorio. Eso hace que la recuperación visual sea rápida, estamos hablando de una recuperación del 91% al 95% de los pacientes lo hagan con una agudeza visual de 20-20 al día siguiente de la operación. Eso es increíble porque ese paciente que usaba lentes y que pensaba hacerlo toda su vida, va dejar de usarlo tras un procedimiento tan rápido y con una recuperación inmediata.

-Es el caso de los pacientes que tienen alta medición en lentes. ¿Desde qué edad y desde qué medida de miopía es recomendable hacer una operación de este tipo?

-La operación es recomendada desde los 18 años, y no hay tope límite para arriba. Tengo pacientes operados de cataratas que quedarse sin anteojos y también le podemos hacer un láser a personas mayores de edad. No existe tope.

-Son dos procedimientos, uno es por láser y otro es cirugía. En qué varía el procedimiento.

-Para la eliminación de anteojos hacemos un procedimiento conjunto de láser y lo que hace es, conforme a la miopía, se gradúa el láser para ello y se corrige al 100%. En cuanto al láser de catarata, es otro tipo de procedimiento que consiste en deshacer la catarata y que sea absorbible y a la misma vez vamos a poder tener facilidad para la colocación del lente (intraocular).

-En el caso de las personas que tienen ojo seco, que me imagino es uno de los principales problemas que ocasiona la pandemia por el uso de aparatos electrónicos, ¿Cuánto ha incidido esto en la atención que llevan a cabo?

-Ha sido cada vez mayor y la razón es porque la exposición al tiempo de la persona en la computadora. Una regla sencilla y que funciona bien, es algo muy sencillo que todos deben hacer y es el llamado 20 – 20 – 20.

-¿Y qué es eso?

-Por cada 20 minutos que veamos la computadora, debemos cerrar los ojos por 20 segundos y luego miremos a la distancia por otros 20 segundos. Y es que el ojo se seca porque dejamos de parpadear. Además, cuando estamos viendo la computadora, estamos en continua acomodación, es decir estamos acomodando el ojo para ver de cerca. Si vemos a la distancia por 20 segundos eso nos va relajar la acomodación y eso nos ayudara a no tener síntomas visuales.

-En el caso de las personas que tienen terror a la frase. Desprendimiento de retina. ¿Qué significa esto? ¿Y hay tratamiento?

-Es una emergencia. Puede ocurrir más en pacientes miopes, por ejemplo. Y se desprende una de las capas de la retina y eso baja la visión. El tratamiento sí existe, por supuesto, y mientras más rápido sea el pronóstico es mejor. El tratamiento es quirúrgico. Cuando se hace en el momento adecuado, la tasa de pronóstico visual es muy bueno.

-¿Y es caro un tratamiento oftalmológico en el país?

-En realidad, es variable. Tenemos que pensar aquí que hay mucha inversión en tecnología, pero diría que en el instituto tenemos diferente capacidad para adecuarlo a la capacidad económica del paciente también.

-¿Cree usted que existe vocación en los médicos por acogerse a esta especialidad de oftalmología?

-He tenido la suerte de tenerla de primera mano por parte de mi padre y puedo decir que es lo que más me gustó en la medicina. Es una especialidad muy bonita, porque tiene la capacidad quirúrgica, clínica y sobre todo la capacidad muy alta de docencia, que es la de transmitirla a la gente que se está formando. Es una de las especialidades más completas que existen.

-Además de ser cirujano y realizar operaciones en la vista, usted es profesor universitario. ¿Es fácil para los estudiantes llevar las clases remotas en tiempos de pandemia?

-Nos tenemos que adaptar. Soy profesor de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, hace muchos años ya. Creo que no ha sido difícil dar la parte teórica a la parte virtual, pero la parte más difícil es la parte práctica. En nuestro caso no hemos detenido la enseñanza ya que nuestro instituto sigue con oftalmología todo el tiempo.