15 años después del 'vladivideo' que derrumbó la última dictadura

Plataforma_glr
12 Sep 2015 | 18:30 h

Decisión. No fue sencillo encontrar a quién entregar la grabación que terminó cambiando la historia del Perú. Actores de ese momento crucial relatan cómo se gestó la decisión de hacerla pública y las consecuencias que ello generó.

Hoy se cumplen 15 años desde que se presentó el 'vladivideo' que propició la caída del régimen de Alberto Fujimori, el que probó la veracidad de las denuncias sobre la "compra" de congresistas tránsfugas para apoyar la bancada oficialista.
 
 
Los gestores de esta revelación cuentan que no fue sencillo encontrar a quién darle la cinta.
 
Germán Barrera Inany, bautizado como "El patriota", relató al periodista de Investigación, Edmundo Cruz, que el chofer de la ex secretaria de Vladimiro Montesinos, Matilde Pinchi Pinchi, le confió que su jefa estaba cansada de lo que pasaba en el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) y le ofreció un elocuente video.
Un día viernes, Moisés (Reyes Erquinigo) me llamó para decirme: Sí hay un video de Kouri. Te lo llevo mañana para que lo veas. El sábado a las ocho de la noche me trajo el video de Kouri,
- refirió.
Entonces era julio del 2000.
 

Se trataba de la cinta en la que se ve en la salita del SIN al ex asesor de Fujimori, Vladimiro Montesinos, entregando US$ 15 mil al congresista electo de Perú Posible, Alberto Kouri. A cambio se pasaba a la bancada del Gobierno: Perú 2000. 
 
Según "El patriota" Moisés le pidió US$ 500 mil por entregarlo.

Las negociaciones

Barrera se acercó primero al entonces congresista aprista César Zumaeta, quien le dijo: "Si esto es cierto, cuídate".
 
Indicó que, ofreció el video luego a Somos Perú a través de Martín D'Azevedo; y posteriomente a Perú Posible, por intermedio de Carlos Bruce
 
Al fracasar, contactó a una profesional en relaciones públicas. Tras intentar con varios políticos y periodistas, encontraron eco en el entonces congresista del Frente Independiente Moralizador (FIM), Luis Iberico, hoy presidente del Congreso y miembro de la bancada Alianza por el Cambio-Partido Popular Cristiano.
 
El entonces líder del FIM y legislador, Fernando Olivera, recuerda que un día, a inicios de setiembre del 2000, cuando estaba en el hemiciclo, Iberico le dio la noticia. "Tuvimos que hablar al oido y tapándonos la boca con la mano", señala quince años después, evocando ese momento.
 
De inmediato formaron un pequeño equipo integrado por  ellos dos, más el secretario general de su partido, Gonzalo Carriquiry, y fueron a buscar a un familiar de su esposa, el empresario Francisco Palacios Moreyra, fallecido hace algunos años.
"Fuimos a su casa, le explicamos lo que ocurría y que necesitábamos su apoyo económico para proteger a nuestra fuente. Nos escuchó y mientras caminaba por su sala dio lo que se convirtió en nuestro grito de guerra: ¡Cojones!",
- sostiene.
Al día siguiente retiró el dinero del banco y se los entregó. Finalmente se pagó US$ 100 mil por el video, tras pedir una visualización previa para estar seguros de su contenido.
"Al verlo supimos que la historia iba a cambiar, que era el inicio de la caída de la dictadura fujimontesinista",
- asegura.

La decisión

Olivera cuenta que ni bien tuvieron el video en sus manos sacaron cuatro copias por seguridad mientras esperaban que la fuente se pusiera a buen recaudo. "Acordamos que si algo le ocurría a cualquiera de nosotros haríamos público el contenido de la cinta de inmediato", dice.
 
La decisión no tardó en llegar. El 14 de setiembre de 2000, cuando el grupo estaba en una mesa del Café Olé de San Isidro, entraron dos hombres corpulentos, con pinta de matones y lentes oscuros. Los miraron y se fueron. "Ese día me llamaron y advirtieron: Estamos observando a tus hijas en el San Silvestre y a tu otra hija en el Santa Úrsula. ¡Piensa lo que vas a hacer!".
 

Esa misma noche convocaron a una conferencia de prensa en el hotel Bolívar, con el pretexto de anunciar su salida de la Mesa de Diálogo propiciada por la Organización de Estados Americanos (OEA), tras la cuestionada segunda reelección de Fujimori.
"Nadie sabía lo que teníamos en realidad. Solo momentos antes estuve en Canal N con Gilberto Hume y Jaime de Althaus para entregarles una copia del video, a fin de asegurarnos su emisión completa",
- refiere.
A las 6 y 20 de la tarde todo el país se paralizó al ver los tres paquetes de dólares que recibía Kouri de las manos de Montensinos, a quien incluso le pedía más para pagar los gastos de su campaña electoral.
 
Dos días después, y ante las demandas de los políticos de oposición para que se detenga al ex asesor presidencial, Alberto Fujimori emitió un mensaje anunciando que convocaría a nuevas elecciones. Fue el principo del fin.

Los vladivideos fueron la punta de la madeja 

El procurador adjunto ad hoc para el caso Fujimori Montesinos, Luis Vargas Valdivia, refiere que la emisión de los "vladivideos" fue la pieza de inicio de las investigaciones.
"Fueron una prueba importante, de la que se partió para realizar las investiganones a  fin de determinar de dónde provenía el dinero que usó Vladimiro Montesinos para comprar la conciencia de congresistas y magistrados",
- explica.
Fueron el inicio de la madeja.
 
Sostiene que a partir de allí se pudo elaborar una estrategia de investigación para seguir la procedencia del dinero y hacia dónde había sido derivado, a fin de lograr su recuperación.
"Los vladivideos sirvieron para impulsar y trabajar junto con la fiscalía en el esclarecimiento de los hechos. Ayudó a demostrar en esencia cómo actuó un gobierno que había sido generado para la corrupción",
- argumentó Vargas Valdivia.