Rector Fidel Ramírez tiene S/. 27 millones en acciones de la Universidad Alas Peruanas

Plataforma_glr
21 Oct 2014 | 20:42 h

Francesca García D.

Fidel Ramírez, rector de la Universidad Alas Peruanas (UAP), es un hombre con suerte. Catorce años después de que el 28 de febrero de 1998 fundó la universidad como gerente general y representante de la Cooperativa de Servicios Múltiples Alas Peruanas –propietaria de la UAP– la Asamblea General Extraordinaria de Delegados de la cooperativa acordó un programa para transferirle el 25% de sus acciones a modo de "incentivo laboral" que "retribuyera sus logros y promueva su permanencia en el cargo". 

De acuerdo con el valor nominal de un nuevo sol por cada acción, según se encuentra inscrito en la constitución de la UAP en Registros Públicos, el 25% de acciones supera los  100 millones de nuevos soles. 

"La transferencia de las acciones acordada se efectuará en partes hasta en 14 años (del 2012 al 2025) para lo que delega en el Consejo de Administración la responsabilidad por la ejecución y celebración de las transferencias parciales hasta totalizar el 25% del 100% de acciones de la Cooperativa", se lee del acta de la asamblea del 30 de marzo de 2012 en que participaron 92 delegados. 

Se precisa además que la transferencia por año no podrá ser menor de 1/14 del 25% de acciones. La memoria anual de la cooperativa de 2012 indica que su patrimonio era de 
S/. 337.176.458.  

Según registra un video, Ramírez intervino en esa sesión para agradecer y notificar que debido a que la cooperativa debía asumir el pago de tributos por las transferencias anuales de acciones, y para que el pago de ello "sea más justo" se decidió reducir el valor de las acciones de S/. 1 a S/. 0,601. Tasación que –dijo– se fijaba sobre la base de dos estudios, uno de la consultora Panez, Chacaliaza y Asociados, y otra de V.P. Consulting. Estudios que se terminaron días antes de la reunión.

“La única prohibición para una transferencia de acciones, participaciones, de incentivos o de algún tipo de favorecimiento para alguien relacionado con la cooperativa se refiere a los socios y los dirigentes, y el Dr. Ramírez no está incurso en ninguna de esas causales. La transferencia era plenamente viable”, respondió el abogado Juan Carlos del Prado encargado del acompañamiento legal de la transferencia en relación con la impugnación presentada por un grupo de socios, quienes consideran que el traspaso de acciones contraviene el estatuto de la cooperativa que prevé una prohibición respecto a conceder “ventajas, preferencias u otros privilegios a sus los promotores, fundadores, dirigentes o socios".

“Lo que exigimos es que un grupo no se apropie de acciones que pertenecen a la familia de la Cooperativa Alas Peruanas, y que sean mal utilizados en provecho de directivos y funcionarios que se burlan de la confianza otorgada”, expresó Roy Melgar Altamirano, socio expulsado en diciembre de 2013 de la cooperativa por oponerse a la transferencia y ex integrante del Comité de Apoyo Financiero de la cooperativa.

RAMÍREZ SÍ ES ACCIONISTA

Según un documento presentado ante la Notaria Urrutia el pasado 12 de setiembre por la Universidad Alas Peruanas, a través del cual efectúa la modificación parcial de su estatuto en el marco de los cambios para adecuarse a la nueva Ley Universitaria se consignan los accionistas, entre ellos Fidel Ramírez, quien posee 27 millones 483 mil 905 de acciones, que de acuerdo con el valor nominal de un nuevo sol por cada acción, según el propio documento, su valor es la misma cifra en nuevos soles. Ello representa 6,64% del total de acciones de la universidad.   

¿Estas acciones son parte de 25% que se acordó transferirle? El abogado Del Prado mostró a este diario una carta notarial del 6 de febrero de 2014 firmada por Ramírez y dirigida al presidente del Consejo de Administración de la cooperativa con la que pide “dejar sin efecto” la transferencia.

"Ha sido una decisión personal", dijo el abogado sin más detalle y, aduciendo que se trataba de un documento interno, se negó a permitir una reproducción de este. 

La carta que entregó Ramírez 1 año 11 meses después de iniciado el proceso de transferencia y contradice su voluntad inicial, no es retroactiva. En este periodo se hizo acreedor de poco más del 6% de acciones. 

La República intentó pactar una entrevista con el rector, pero este prefirió que sus abogados brinden los descargos.