Hace 29 años se perpetró la masacre de Uchuraccay

Plataforma_glr

administracionweb@glr.pe

26 Ene 2012 | 2:59 h

Hace exactamente 29 años el Perú vivió uno de los sucesos más trágicos dentro de su historia contemporánea: La masacre de Uchuraccay . A continuación, para que usted pueda informarse correctamente de lo sucedido, le transcribimos lo que concluyó la Comisión de la Verdad y Reconciliación sobre este caso.


El 26 de enero de 1983 fueron asesinados allí los periodistas Eduardo de la Piniella, Pedro Sánchez y Félix Gavilán de El Diario de Marka, Jorge Luis Mendívil y Willy Retto de El Observador, Jorge  Sedano de La República, Amador García de la revista Oiga y Octavio Infante del diario Noticias de Ayacucho, así como el guía Juan Argumedo y el  comunero  uchuraccaíno  Severino  Huáscar Morales. 

 

Durante los meses siguientes, Uchuraccay continuó siendo escenario de violencia, muerte y desolación: ciento treinta y cinco comuneros fueron asesinados como consecuencia de los ataques del Partido Comunista del Perú - Sendero Luminoso, la represión de las fuerzas contrasubversivas y de  las rondas campesinas. A mediados de 1984, Uchuraccay dejó de existir debido a que las familias sobrevivientes huyeron, refugiándose en las comunidades y pueblos cercanos de la sierra y selva de Ayacucho, así como en las ciudades de Huanta, Huamanga y Lima.

Recién en octubre de 1993, algunas familias se aventuraron a retornar a sus antiguos pagos.
 

El asesinato de los periodistas generó dos investigaciones. La primera estuvo a cargo de la Comisión Investigadora de los Sucesos de Uchuraccay nombrada por el presidente  Fernando Belaunde Terry el 2 de febrero de 1983 y presidida por el escritor Mario Vargas Llosa, la cual presentó su informe un mes después, señalando como responsables a  los  campesinos  de Uchuraccay.

La segunda investigación fue realizada por el poder judicial,  mediante  un  proceso penal sumamente confuso y dilatado,  cuyo fallo definitivo fue emitido el 9 de marzo de 1987, sentenciando por homicidio a los campesinos Dionisio Morales Pérez, Simeón Auccatoma Quispe y Mariano Ccasani Gonzáles, y ordenando la captura de otros catorce campesinos de Uchuraccay.

 

La muerte de los ciento treinta y cinco uchuraccaínos, así como la desaparición  de  la comunidad por largos años, nunca alcanzaron notoriedad pública, quedando en la memoria privada de los familiares y comuneros hasta el 1 de junio de 2002, día en que la población entregó a los representantes de la Comisión de la Verdad y Reconciliación la  «Lista  de  uchuraccaínos asesinados» elaborada en dos asambleas comunales.


Si usted desea seguir leyendo el texto de la CVR, puede ir a este vínculo que lo lleva al capítulo correspondiente.