Jefe del Inpe sobre encuentro entre Elena y Abimael: Todos los reos tienen derecho a visitarse

Plataforma_glr
09 Ene 2012 | 5:24 h

El jefe del Instituto Nacional Penitenciario INPE, José Luis Pérez Guadalupe confirmó esta tarde a LaRepublica.pe que, efectivamente, el 21 de diciembre pasado sí hubo un encuentro entre los cabecillas de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán Reynoso y su esposa Elena Yparraguirre en el centro de Reclusión de la Base Naval.


José Miguel Silva @jomisilvamerino


"Sí, el encuentro efectivamente se dio el 21 de diciembre y duró alrededor de ocho horas", declaró Pérez Guadalupe.


Al ser consultado sobre por qué el organismo a su cargo no informó al Poder Judicial al respecto, el funcionario aseguró que "esto no era necesario, pues se trata de un permiso que depende de otras dependencias".


Además reveló que el pedido de encuentro entre ambos reos, que purgan condena por terrorismo, no es reciente, sino que data desde el 1 de junio pasado, fecha en que él no estaba en el cargo, y aún este gobierno no asumía funciones.


Luego, al ser consultado sobre la información aparecida en un medio local acerca del tenor de la charla que tuvo Guzmán e Iparraguire en la Base Naval, el director del INPE señaló que "fue una visita íntima y nadie sabe qué se trató allí".


"Excepto que las fuentes de algunos medios hayan entrado al cuarto, pero no creo porque fue un encuentro personal al que ni los guardias tuvieron acceso", continuó.


Finalmente, Pérez Guadalupe dejó en claro que "si bien no cree que pueda repetirse un encuentro en el breve plazo", éste "no puede ser descartado".

"Todos los presidiarios tienen derecho a encuentros de este tipo. Hay cientos de traslados de un penal a o otro, es algo que no se puede evitar", aclaró al recordar que Elena Yparraguirre se encuentra recluída en un penal de mujeres.


SEPA MÁS


Como se recuerda, en los últimos días se ha cuestionado mucho los supuestos beneficios o debilidades del sistema
judicial peruano con los sentenciados por terrorismo.


La terrorista norteamericana Lori Berenson, por jemplo, viajó a Estados Unidos por un permiso especial otorgado en su favor.


No ocurrió lo mismo con Nancy Gilvonio, también terrorista del MRTA, a quien se le impidió viajar a Chile.