AHORA - Gobierno modificará horario de restricciones durante Navidad y Año Nuevo LO ÚLTIMO - Gobierno no abrirá fronteras ante presencia de variante ómicron en el mundo

La vacancia presidencial, en boca de la oposición desde inicios de la gestión de Pedro Castillo

Hacemos un recuento de las veces en que congresistas opositores se refirieron a la vacancia. Ni una semana había pasado de la toma de mando cuando llegaron las primeras menciones. Expertos Alonso Cárdenas y Valerie Tarazona Kong analizan por qué se habla constantemente de este tema.

Patricia Chirinos impulsa la moción de vacancia contra Pedro Castillo. Se han sumado Renovación Popular, cuyo vocero es Jorge Montoya, y Fuerza Popular, cuya lideresa es Keiko Fujimori. Foto: composición Fabrizio Oviedo/LR
Patricia Chirinos impulsa la moción de vacancia contra Pedro Castillo. Se han sumado Renovación Popular, cuyo vocero es Jorge Montoya, y Fuerza Popular, cuya lideresa es Keiko Fujimori. Foto: composición Fabrizio Oviedo/LR

Días después de que Pedro Castillo tome las riendas del Perú, la congresista de oposición Adriana Tudela (Avanza País) deslizó la posibilidad de una vacancia presidencial. ¿La razón? Estaba en contra del gabinete presidido por Guido Bellido. A la sazón, Jorge Montoya, vocero de Renovación Popular, indicaba que la vacancia era “una opción al final de la lista”. No había pasado ni una semana desde que el jefe de Estado había asumido su cargo.

Las expresiones quedaron ahí, en palabras, pues no se presentó nada en ese momento. Pero el tema estaba latente. Y la presidenta del Congreso, María del Carmen Alva (Acción Popular), lo volvió a traer a la palestra al asegurar, en una entrevista a inicios de setiembre, que la calle pedía vacancia presidencial. Aunque había aclarado que ese asunto no estaba en agenda del Parlamento, ya había despertado el rechazo del oficialismo y del Ejecutivo.

En las calles, grupos de ultraderecha, como La Resistencia y similares, seguían insistiendo en la salida del jefe de Estado y, en el Parlamento, legisladores de Renovación Popular no dejaban de hablar del tema. Montoya, por ejemplo, quien negó que su grupo parlamentario estuviera impulsando una salida del jefe de Estado, pero no descartó que en un futuro lo pudieran hacer. O Esdras Medina, quien manifestó que él “sí podría presentar una moción de vacancia” por todo lo que estaba haciendo el Ejecutivo. Recién comenzaba el mes de octubre.

PUEDES VER: Congreso: denuncia contra Manuel Merino lleva 49 días encarpetada

Pasaron, entonces, los 100 primeros días del Gobierno de Castillo Terrones. Y tras la juramentación de los ministros Juan Carrasco y Jorge Luis Prado, en las carteras de Defensa y Producción, respectivamente, la tercera vicepresidenta del Congreso, Patricia Chirinos, prendió la mecha. Informó en el Pleno que había redactado una moción de vacancia contra el presidente y pedía a sus colegas que la suscriban. Renovación Popular, posteriormente, se sumó. También Fuerza Popular, cuya líder Keiko Fujimori fue derrotada en los comicios de este año, en segunda vuelta, por tercera vez consecutiva. Un día antes del anuncio, Alva Prieto, titular del Legislativo, había reiterado que la vacancia no estaba en los planes parlamentarios, pero Chirinos se encargó de ponerla en agenda.

El experto en políticas públicas Alonso Cárdenas Cornejo recuerda que el mecanismo de la vacancia presidencial no es algo nuevo en la esfera política peruana y que se habla de esa herramienta constitucional desde tiempo atrás, pues ya había sido utilizada por la mayoría congresal fujimorista contra Pedro Pablo Kuczynski. “La poca madurez política de reconocer una derrota (en referencia a Fuerza Popular) llevó a que estemos en una situación en donde en los últimos cinco años se han impulsado cinco mociones de vacancia. Dos con PPK, dos con Vizcarra y la que se está encaminado ahora contra el señor Castillo”, indica.

Precisa que, en el caso de Castillo, la negativa de un sector a aceptar que ha perdido está llevando al sistema político peruano a una situación límite. Y agrega: “Podemos decir que la incapacidad de reconocer una derrota, la fragilidad de los partidos políticos y la improvisación del presidente Castillo han configurado un escenario de altísima inestabilidad política”. Asimismo, el especialista señala que el hecho de que la vacancia se esté hablando cada cierto tiempo perjudica al Perú y “el daño, en términos económicos, es importante”.

PUEDES VER: Alcalde de Vizcatán reportó a Fuerza Popular masacre narcoterrorista

“No es maduro ni sensato estar invocando este proceso de vacancia de una manera tan seguida. Además, la coalición vacadora tiene un enorme rabo de paja. ¿Cuál es la autoridad moral para plantear una cuestión así cuando están inmersos en cuestionamientos sumamente graves?”, expresó. Hizo referencia a las vinculaciones que tuvo Patricia Chirinos con Félix Moreno y Alex Kouri, ambos implicados en casos de corrupción; y al proceso que enfrenta Keiko Fujimori por lavado de activos y organización criminal, entre otros delitos.

La politóloga Valerie Tarazona Kong coincide con Cárdenas al sostener que la vacancia presidencial resuena estos meses debido “a la incapacidad de ciertos sectores de aceptar su derrota en términos electorales”. Resalta, además, que esto conlleva a una “inestabilidad política porque finalmente no se logran consensos para avanzar en el impulso de ciertas políticas” a favor del país.

“Hay políticas que se pueden impulsar desde un lado programático, como los temas más sociales. Pero hay otros temas en que se necesita construir consensos, como el tema económico o el tema de salud, o el tema de la educación inclusive”, comenta.

PUEDES VER: Torres tildó de “irresponsables” acusaciones por presuntas contrataciones a familiares en su gestión

Añade que en la esfera pública hay una “desconexión completa entre lo que sucede a la hora de implementar medidas y lo que sucede en la opinión pública, en el Twitter”. “Es como si caminaran por veredas paralelas. O sea, la vida política avanza y unos se están sacando los ojos, por un lado; y los que son funcionarios del Estado tienen que ver cómo lidiar con eso”, culmina Tarazona.