Avelino Guillén: “Lamento mucho esta escalada de violencia”

Entrevista al abogado y jurista, quien participó como fiscal supremo adjunto en el juicio contra Alberto Fujimori. Sostiene que como sociedad “no podemos estar agrediéndonos solo porque discrepamos en las ideas”.

Guillén lamenta que para algunos peruanos “el hecho de discrepar de su forma de pensar sea suficiente motivo para que te califiquen de terrorista”. Foto: La República
Guillén lamenta que para algunos peruanos “el hecho de discrepar de su forma de pensar sea suficiente motivo para que te califiquen de terrorista”. Foto: La República
Elizabeth Prado

¿Cómo se produjo la agresión en su contra?

Fue en un supermercado pequeño de nombre Ebony, que está en la calle Remington, en San Borja, muy cerca de mi casa.

¿Lo empezaron a agredir desde el interior del local?

Yo llegué alrededor de las 7 de la noche a ese lugar, donde acostumbro a comprar todas las noches, y al momento de recoger el pan, un sujeto que estaba en compañía de una señora me comenzó a insultar sin ningún motivo, con el clásico “terruqueo”, lanzando palabras como terrorista, de que por mi culpa Sendero Luminoso está en Palacio de Gobierno y que seguramente estoy llorando por la muerte del terrorista Abimael Guzmán. Ese tipo de insultos los profirió dentro del local, al momento que yo recogía el pan. Al parecer me ha estado esperando porque él no recogió nada, simplemente estaba parado en el mostrador con una persona.

¿Qué hizo usted?

Cuando me entregaron el pedido, me he retirado y me ha seguido insultando en la calle, y eso es lo que aparece en el video, que seguramente es del Serenazgo del Municipio de San Borja, cuyo local central está más o menos a 20 o 30 pasos, muy cerca del establecimiento comercial.

¿Había más personas con él?

Yo vi a esta persona que estaba acompañado de una dama. Había una tercera persona que se acercó diciendo que lo apoyaba en lo que decía, era una persona mayor. No me percaté de nada más. Yo tomé la decisión de no contestar ninguno de los insultos ni entrar a discutir con él. Y consideré pertinente retirarme porque ya había concluido con mis compras en ese lugar. Al parecer han estado esperando que yo termine y me acerque a recoger mis productos para comenzar a insultarme.

¿Quisieron agredirlo físicamente?

Los insultos tienen dos componentes, uno es el “terruqueo” fuerte, y hubo amenaza de agresión física. Eso lo dijo claramente, aunque creo que en el video no se escucha.

¿No actuó el personal de seguridad del supermercado? ¿O no había?

Tienen personal de seguridad que hace control de la temperatura y verifica que uno ingrese con doble mascarilla, pero en ese momento no los vi.

Porque gritaron e hicieron bulla de forma escandalosa, ¿no se acercaron a ver qué pasaba?

No sucedió eso. El personal de seguridad, como era de noche, probablemente se había replegado. Al momento de ingresar sí pasé el control de la temperatura, pero nada más.

¿Ha puesto una denuncia?

Voy a presentar una denuncia ante la comisaría de San Borja (ya lo hizo) porque esto no solo es una agresión verbal, sino una amenaza a mi integridad física. Lamento mucho que esta escalada de violencia se esté produciendo en el país. Esta es una situación insostenible. ¿Cómo podemos vivir en democracia si no podemos dialogar y lo único que se quiere es eliminar al adversario, insultarle, terruquearlo? Esa es una conducta que debe merecer el rechazo de todos los peruanos.

Es peligroso por lo que pudiera venir para adelante…

No sé a dónde quieren llegar quienes lanzan estas agresiones e insultos, que se autoproclaman defensores de la democracia, la libertad y la justicia, pero ¿de qué defensa estamos hablando si lo primero que hacen es agredirte? En mi caso no es la primera vez, yo he recibido numerosas agresiones de carácter verbal. Esta es la segunda agresión fuerte que recibo, la anterior fue en el mall Open Plaza de Surquillo, con el mismo tipo de características.

¿Cuándo fue eso?

A fines de julio, cuando ya el resultado de las elecciones se había dado. Una persona gritaba muy fuerte “terrorista asesino”, se escuchaba en todo el piso. Es una agresión sin ninguna justificación. Yo solamente invoco a los peruanos a vivir en unión y en paz porque solo así vamos a poder afrontar con éxito todos los graves problemas que padecemos. No podemos estar agrediéndonos solo porque discrepamos en las ideas. Lamento que para un sector de peruanos, el hecho de discrepar de su forma de pensar sea suficiente motivo para que te califiquen de terrorista. Eso es intolerable, es deshumanizar a la persona, colocarla como un objeto que puede ser eliminado. Es muy peligroso. Hemos visto en la campaña candidatos que desean la muerte de otro. Hablamos de muerte todos los días como si nada, y tienen la osadía de llamar a otros terroristas cuando ellos son los que pregonan la muerte. Es tiempo de que reaccionemos porque si no esto será inmanejable.

Se ha impuesto el terruqueo…

Sí. Si terruquean al señor Francisco Sagasti, si Pedro Pablo Kuczynski es considerado comunista, ¿de qué estamos hablando? Y las amenazas que lanzan todos los días de que se van a armar, que van a morir matando, esos lemas que se escuchan y leen en las redes son terribles. ¿Qué futuro les vamos a dar a nuestros hijos?

En Twitter

Mirtha Vásquez, @MirtyVas

Mi solidaridad con el Dr. Avelino Guillén, quien fue víctima de agresiones verbales. No podemos tolerar estos actos de violencia hacia quien tuvo un rol fundamental en la defensa de los derechos humanos y la democracia. ¡Respeto y clima de paz para el país!

Jorge Montoya, @Alm_Montoya

Me solidarizo con el Sr. Avelino Guillen. Nuestras diferencias ideológicas, políticas o de cualquier índole no deben ser causantes de insultos o agresiones verbales hacia nadie.

Dina Boluarte Z., @DinaErcilia

Condenamos la agresión que sufrió Avelino Guillén y le expresamos nuestra solidaridad. La violencia y la intolerancia política deben ser rechazadas con firmeza.

Ivan Lanegra, @ilanegra

La persona que difama a Avelino Guillén a gritos se siente “legitimado” e impune para actuar así. Legitimado por la realidad alterna que vive —alimentada por algunos medios—, e impune por un sentido de superioridad que su esfera social refuerza. Solidaridad con Avelino Guillén.