LO ÚLTIMO - Vacunación de jóvenes de 21 y 22 años inicia este lunes 27 de setiembre

¿Por qué Francisco Sagasti no pudo entregarle la banda al presidente Castillo?

Tras este incidente, PerúCheck explica qué sucedió y si el proceder del Congreso de la República se ajustó o no a lo establecido por las distintas normativas.

¿Por qué Francisco Sagasti no pudo entregarle la banda al presidente Castillo? Foto: composición de PerúCheck.
¿Por qué Francisco Sagasti no pudo entregarle la banda al presidente Castillo? Foto: composición de PerúCheck.
Alianza  PerúCheck

El 28 de julio, día en el que se celebraron los 200 años de la independencia del Perú, la imagen del exmandatario de transición y emergencia Francisco Sagasti no paró de viralizarse en distintos medios y redes sociales. Esto debido a su llegada a la puerta principal del Parlamento para ceder la banda presidencial al gobernante Pedro Castillo: Sagasti no pudo entrar a la sede del Legislativo y tuvo que dejar la banda en la entrada.

¿Qué pasó con Sagasti y la banda presidencial?

Antes de que el electo presidente de la República, Pedro Castillo, brindara su primer mensaje al país, Francisco Sagasti llegó al Congreso para cumplir con la tradición de entregarle la banda presidencial a la actual presidenta del Parlamento.

Luego de que uno de los oficiales plantados en los exteriores del Legislativo le hiciera señas a sus compañeros cuando Sagasti intentaba ingresar, el exparlamentario del Partido Morado se quitó el símbolo con hilos dorados en la puerta principal para, inmediatamente, dárselo a uno de ellos.

Después de que las autoridades militares efectuaran los saludos protocolares fuera del recinto, el expresidente de transición y emergencia se retiró de las instalaciones del Parlamento. Además, María del Carmen Alva, presidenta del Congreso, ya tenía otra banda que, minutos más tarde, entregaba al nuevo jefe de Estado.

¿Qué dice el protocolo del Congreso?

Mediante un comunicado difundido en sus redes sociales (1 y 2), la Oficialía Mayor del Congreso de la República aclaró que, a partir de lo que menciona el Reglamento del Legislativo, Sagasti Hochhausler en su condición de parlamentario y presidente de la Mesa Directiva anterior debió finalizar con su mandato constitucional el 26 de julio.

Luego del incidente, el Congreso emitió un comunicado en Twitter hablando sobre el tema. Foto: Captura Twitter.

Por lo tanto, según el pronunciamiento, debió entregar la banda presidencial el 27 de julio a la titular del Parlamento, el mismo día en el que el nuevo Congreso inició con la instalación de su primer periodo legislativo.

En ese sentido, el documento agrega que no existió un acuerdo previo entre la Secretaría de Palacio de Gobierno y el Congreso para “la conformación de las comisiones” que anunciarían y recibirían a Sagasti cuando ya dejaba de ser una autoridad. Además, informa que, durante la llegada del expresidente de transición, el jefe de Protocolo lo invitó a pasar para devolverle la banda a María del Carmen Alva, pero el exjefe de Estado prefirió entregársela a su edecán “en la puerta del Palacio Legislativo”.

Tras el incidente, Alva declaró a ATV Noticias que los oficiales no permitieron que Sagasti ingresara al hemiciclo porque esto era parte del procedimiento. Además, respondió que ella no tuvo inferencia en esta decisión.

“El protocolo decía que hoy (28 de julio) el presidente dejaba la banda. Él es presidente, en el orden constitucional, siempre y cuando sea presidente del Congreso. Desde el 26 ya no es presidente del Congreso, entonces lo que le correspondía era entregar la banda. Nada más”, destacó la legisladora acciopopulista frente a cámaras.

Por su parte, en declaraciones para RPP Noticias la congresista electa por el Partido Morado Flor Pablo responsabilizó a la presidenta del Legislativo por tomar dicha decisión y advirtió que, en estos días, enviarán una “comunicación formal señalando nuestro desacuerdo” con el Parlamento.

“Nos parece muy mal que se haya hecho así. Creo que hay que respetar las formas, la investidura del presidente saliente, que ha hecho un gran trabajo. (...) Y creo que lo mínimo que se merecía era poder hacer las cosas como se debían haber hecho. Entrar al Congreso y no ser recibido como fue recibido”, expresó la exministra de Educación.

¿Sucedió lo mismo con Valentín Paniagua?

Luego de la caída del régimen fujimorista, el abogado Valentín Paniagua Corazao asumió la presidencia de la República en el 2000. El 28 de julio del 2001, posterior al pronunciamiento de su discurso en el Congreso, el mandatario de Acción Popular entregó la banda presidencial a quien, en ese entonces, era el presidente del Legislativo, Carlos Ferrero.

Minutos después, entre ovaciones y aplausos en todo el hemiciclo, Paniagua dejó el cargo y Ferrero le cedió el símbolo con hilos dorados a Alejandro Toledo, reciente jefe de Estado en esos momentos.

En su comunicado, la Oficialía del Congreso comparó la entrega de la banda de Sagasti con lo sucedido entre Paniagua y Ferrero. En esa línea, el pronunciamiento precisa que, a diferencia de Sagasti Hochhausler, el presidente de la transición acciopopulista sí ingresó al lugar con los honores correspondientes porque, en ese entonces, regía la Ley 27508, la cual modificaba el primer artículo de la Ley Orgánica del Ejecutivo y permitía dicho procedimiento el mismo 28 de julio.

La publicación también sustenta que la Ley 27508 fue derogada y, en vez de ella, entró en vigencia la Ley 29477, la misma que fue reemplazada por la 29158, actual Ley Orgánica del Poder Ejecutivo que, según el Congreso, “no ha replicado una norma similar a la ya derogada”.

Por lo tanto, para el Legislativo, se cumplió con el protocolo al no dejar ingresar a Sagasti a la ceremonia de juramentación del presidente Castillo.

¿Qué dijo el último Consejo de Ministros de Sagasti?

Horas más tarde, Violeta Bermúdez, expresidenta del Consejo de Ministros, difundió un comunicado en Twitter en el que, junto con otras y otros exministros, calificó las afirmaciones del pronunciamiento del Legislativo como “erróneas e inconstitucionales”.

El anterior Consejo de Ministros también se pronunció sobre la situación. Foto: Captura Twitter.

De esa manera, el documento asevera que, aunque el mandato congresal haya finalizado el 26 de julio, “no significa que automáticamente” Francisco Sagasti deje de ser presidente de la República porque su cargo se ampara en el artículo 115 de la Constitución Política.

La Ley 27375, la cual interpreta el artículo 115 de la Carta Magna, precisa que la orden dirigida al presidente del Legislativo, para que este asuma como jefe de Estado, “no implica la vacancia de su cargo de presidente del Congreso ni de su condición de congresista de la República”.

Por otro lado, el comunicado refiere que la Ley 27508, la cual modifica la anterior Ley del Poder Ejecutivo, “es solo una norma interpretativa del artículo 115”. Por ello, se menciona que, si bien la actual normativa orgánica de dicho poder del Estado no cita ese detalle, esto no quiere decir que “su ausencia haya eliminado lo dispuesto por la Constitución”.

En una verificación anterior, la constitucionalista Gabriela Oporto aclaró a PerúCheck que el artículo 115 se refiere a que, cuando Sagasti tomó el mando del Ejecutivo, su cargo como congresista quedó con un reemplazo. Por ello, indicó, la juramentación de los nuevos parlamentarios no debía influir en su puesto como presidente de la República.

La especialista también explicó que el único motivo por el que Francisco Sagasti dejaba de ser jefe de Estado era la juramentación de Pedro Castillo.

Para Oporto, lo expresado por la presidenta del Legislativo “es equivocado” porque contradice lo que determina la Constitución y “desconoce lo que indica la ley que interpreta el artículo 115”.

Por último, la misiva del saliente Consejo de Ministros especifica que, de acuerdo con el artículo 116 de la Carta Magna, se debe asumir el cargo, ante el Congreso, el 28 de julio. Es así que correspondía al “presidente del gobierno de transición y emergencia entregar la banda presidencial” a la autoridad máxima del Congreso para que esta realice la transferencia del poder al mandatario entrante.

¿Quién confecciona las bandas presidenciales?

En una galería del Centro de Lima, Dante Grados Palominoel hombre que hoy borda las bandas presidenciales de cada gobiernocontó a TVPerú que aquella tradición familiar empezó con su padre.

La primera vez que su progenitor cogió un hilo dorado fue cuando tenía 14 años y ayudaba en el taller de un familiar. En ese entonces, el presidente Manuel Odría vestía aquel símbolo de investidura política.

Entre sus anécdotas, Grados confiesa que, cuando el expresidente Francisco Sagasti asumió el cargo, su elección “fue tan rápida” que tuvo que jurar con una banda hecha con anterioridad.

“(La banda) era un poco grande para él (Sagasti). (...) Al siguiente día, hemos tenido que hacer la modificación para que quede a su cuerpo. Y esa es la que ahora está llevando”, manifestó el bordador del bicentenario.

Conclusión

De acuerdo con el comunicado emitido por la Oficialía Mayor del Congreso, el no dejar ingresar al exmandatario Francisco Sagasti para entregarle la banda presidencial al nuevo jefe de Estado fue un acto que se ajustó a los protocolos establecidos.

Sin embargo, desde el anterior Consejo de Ministros argumentaron, en un pronunciamiento, que el hecho de que Sagasti haya dejado de ser parlamentario el 26 de julio no quiere decir que este no era presidente de la República hasta el 28 de julio, ya que es una medida amparada por los artículos 115 y 116 de la Constitución Política.

A diferencia de lo sucedido con Sagasti Hochhausler, el también expresidente de transición Valentín Paniagua sí logró ingresar al cambio de mando y ceder el símbolo dorado al, en ese entonces, presidente del Congreso, Carlos Ferrero. Ello porque en aquellos años existía una normativa, actualmente derogada, que permitía la realización de este procedimiento durante el 28 de julio.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.