Política

Castillo juró por los pueblos indígenas: “El orgullo y dolor del Perú profundo corre por mis venas”

El flamante presidente del Perú hizo constantes menciones a los pueblos originarios durante su discurso inaugural. También recordó el pasado de esclavitud de los indígenas amazónicos.

Palacio de Gobierno se convertirá en un museo que buscará reivindicar culturas peruanas. Foto: composición LR
Palacio de Gobierno se convertirá en un museo que buscará reivindicar culturas peruanas. Foto: composición LR
Política LR

Este 28 de julio, día del bicentenario de la independencia, el presidente Pedro Castillo juró al cargo más alto de la administración pública del país. En su promesa, mencionó que lo hacía por los “campesinos, pueblos originarios, ronderos, pescadores”, entre otros.

Las primeras líneas de Castillo Terrones como presidente constitucional estuvieron dirigidas a un público pocas veces mencionado en los actos de investidura. “Comienzo saludando a mis hermanos descendientes de los pueblos originarios”, inició el mandatario cajamarquino.

El discurso inaugural de Castillo ante el Congreso y mandatarios extranjeros —entre ellos el rey de España, Felipe VI— tuvo una introducción con referencias históricas. Sostuvo que con la fundación del virreinato se establecieron las “castas y diferencias que hasta hoy persisten”.

Con referencia al inicio de la etapa republicana en 1821, Castillo argumentó que este hito no trajo mejoras reales para la mayoría de peruanos. “Los denominados aborígenes continuaron siendo explotados como ciudadanos de segunda categoría para el erario de la flamante República del Perú”, sentenció el nuevo presidente, quien durante la campaña electoral contó con el apoyo de la organización nacional de indígenas amazónicos.

“Hasta muy avanzado el siglo XX, quienes eran señalados como indios seguían aportando al Estado una contribución en trabajo conocida como conscripción vial, mientras en la Amazonía muchos pueblos se aislaban voluntariamente ante el avance feroz de los caucheros que impusieron regímenes de esclavitud y violencia”, recordó Castillo sobre los pueblos indígenas en aislamiento voluntario y contacto inicial (piaci) que hasta la actualidad habitan en el país.

Al final de este prólogo con motivo del bicentenario, el maestro rural aseguró que él también es “hijo de este país fundado sobre el sudor de mis antepasados”, por lo que “el orgullo y dolor del Perú profundo corre por mis venas”. Asimismo, remarcó que “la historia de este Perú tanto tiempo silenciado” es también su historia.

Más adelante en su discurso, Castillo anunció que el actual Ministerio de Cultura cambiará de nombre a Ministerio de las Culturas, con lo que se busca reivindicar a indígenas, aborígenes, afroperuanos, entre otros. En el mismo sentido, remarcó su propuesta de nueva carta marga. Una eventual Asamblea Constituyente, sostuvo, debería estar integrada por representantes de pueblos indígenas.