Fiscal que investiga a general César Astudillo: “Si los militares me espían, me puede pasar cualquier cosa”

Doris Aguirre

daguirre177

03 Mar 2021 | 6:43 h
Terruqueo. Ejército pretende desacreditar a fiscal Hugo Minaya porque estudió Derecho en San Marcos. Foto: difusión
Terruqueo. Ejército pretende desacreditar a fiscal Hugo Minaya porque estudió Derecho en San Marcos. Foto: difusión

Bajo fuego. Jefe del CCFFAA afirma que le “sembraron” informes sobre seguimiento al fiscal Hugo Minaya y a su hermano. Sin embargo, hubo varios testigos de la incautación de los reportes de inteligencia.

El fiscal especializado en corrupción de funcionarios Hugo Minaya no esperaba encontrar en el despacho del jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (CCFFAA), general César Astudillo, reportes de seguimiento y espionaje a él y a su familia por parte de agentes del Batallón de Inteligencia del Ejército, la misma institución a la que pertenece Astudillo.

En su defensa, mediante un comunicado, el jefe del CCFFAA alega que dichos documentos fueron ’'sembrados’' por el mismo fiscal Minaya. Considerado héroe de la Operación Chavín de Huántar, ejerció como comandante general del Ejército entre 2017 y 2018, durante el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, y el exmandatario Martín Vizcarra lo designó jefe del CCFFAA. En el primer intento de vacancia, respaldó a Vizcarra, por lo que este le amplió un año más su periodo en la jefatura del CCFFAA.

Sus allegados afirman que la investigación del fiscal Minaya en su contra por presuntamente haber negociado combustible cuando era comandante general del Ejército sería una conspiración para forzar su salida del CCFFAA. Lo cierto es que el caso se inició hace más de dos años con griferos del Ejército que comenzaron a confesar y a involucrar a altos mandos de la institución. Hasta el momento se cuenta a los excomandantes generales del Ejército Ricardo Moncada, Luis Ramos, Jorge Céliz y el propio Astudillo.

Fiscalía y agente de la DIVIAC allanando casa de Astudillo. Foto: Aldair Mejia/La República

Dudoso argumento

Los reportes de inteligencia fueron hallados en el escritorio del general Astudillo, en su oficina del CCFFAA. Yo no estuve en el lugar sino el fiscal Edison Mendoza, y durante el hallazgo se encontraba el abogado del general, Óscar Moreno Casas, así como agentes de la División de Investigación de Alta Complejidad (Diviac) y oficiales del Ejército que laboran en el lugar. Si existió ‘sembrado’, cualquiera de los presentes pudo haberlo señalado y consignado en el acta”, explicó el fiscal Hugo Minaya.

El documento de inteligencia del 17 de enero del 2020, cuya veracidad no ha sido desmentida por el Ministerio de Defensa, por el Comando Conjunto ni por el Ejército, cuestiona las diligencias del fiscal Hugo Minaya que investiga el negociado del combustible del Ejército: “Este mismo personaje de la Fiscalía (Minaya) en la búsqueda de información que le permita sustentar la denuncia sobre supuestos implicados viene solicitando información carente de relación entre lo investigado, inmiscuyéndose en otras actividades que la institución administra (...), lo que ha dejado notar una animadversión hacia la imagen y labor del Ejército del Perú”.

Reacción. General Astudillo niega posesión de documentos. Foto: Luis Jiménez/La República

El Batallón de Inteligencia del Ejército, en ese momento, estaba al mando del coronel Prudencio Sánchez Aguilar, y dependía del entonces comandante general del Ejército, general Jorge Céliz Kuong, quien también es investigado por el fiscal Hugo Minaya. El coronel Prudencio continúa en su puesto.

Sigue la investigación

El mismo reporte de inteligencia incluso se pretende explicar que la ’'animadversión’' del fiscal Minaya hacia el Ejército se debería a que durante la guerra interna estudió en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, dando a entender que en esa época había alumnos simpatizantes del terrorismo. Pero olvidan que también había suboficiales y oficiales del Ejército y otros institutos armados que estudiaban en el mismo claustro.

Dice el documento: “Se tiene conocimiento de que el fiscal en mención (Minaya) realizó estudios de Derecho en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en los años en los que el país fue más golpeado por el terrorismo, y el enfrentamiento entre los elementos de las organizaciones terroristas y las Fuerzas Armadas estaba en su mayor apogeo”. Resulta que el abogado del general Astudillo, Raúl Pariona, también estudió en San Marcos.

Otro de los documentos encontrados en el despacho de Astudillo corresponde al seguimiento de agentes del Batallón de Inteligencia del Ejército al hermano del fiscal, el abogado Fernando Minaya, fechado el 17 de enero del 2020, el mismo día que el primer reporte mencionado.

“Tengo temor por mi familia, mi esposa y mis hijos. Si los militares me espían, me puede pasar cualquier cosa. Es ilegal el seguimiento a un fiscal que está investigando un caso de presunta corrupción, en este caso en un instituto armado. Sin embargo, a pesar del temor, continuaremos con las diligencias”, señaló el fiscal Hugo Minaya.

Evidencia de espionaje

Documento sobre reglaje al fiscal Hugo Minaya, de procedencia del Batallón de Inteligencia del Ejército, hallado en la oficina del general Astudillo en el CCFFAA.

Para los “analistas de inteligencia”, que Minaya haya estudiado en San Marcos sería motivo de su “odio” al Ejército.

Evidencia de espionaje.

Evidencia de espionaje.

Evidencia de espionaje.

Arriba, fotografías de vigilancia a la residencia del hermano del fiscal, Fernando Minaya, adjuntas a reporte de inteligencia.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.