Cerca de dos tercios del país desaprueba a Manuel Merino

David Pereda

david.pereda@glr.pe dperedaz

26 Oct 2020 | 5:24 h
Solo el 24% de los encuestados aprueba el desempeño del presidente del Congreso. Foto: John Reyes Mejía/La República

Contrapuntos. Aumenta el grupo de quienes reprueban al presidente del Congreso, de un 61% a un 68% en dos meses. Se reduce la percepción de que este Parlamento es mejor que el anterior, de 44% a 38%. Sin embargo, para un 49%, Vizcarra es el más afectado de las tensiones entre el Ejecutivo y el Legislativo.

Aproximadamente dos tercios de los peruanos (68%) desaprueban al presidente del Congreso, Manuel Merino, quien reemplazaría al jefe del Estado, Martín Vizcarra, si prospera el pedido de vacancia contra este que se tramita en el Congreso, según muestra la última encuesta telefónica a nivel nacional del Instituto de Estudios Peruanos (IEP), investigación hecha para La República.

El estudio, que consultó a la población del 13 al 19 de octubre últimos, genera aproximaciones sobre el alcance de diversas opiniones en el país con márgenes de error de 2,8 puntos (por encima y por debajo) en cada resultado a nivel nacional.

En cuanto al desempeño de Merino al frente del Poder Legislativo, solo una quinta parte del país (24% en el estudio) lo aprueba. Resulta más desfavorecido entre los más acomodados (niveles socioeconómicos A y B) y más beneficiado entre los más jóvenes (de 18 a 24 años) y en las zonas rurales.

En los días en que se hizo el estudio, Merino apareció en los medios de comunicación rechazando las expresiones de Vizcarra sobre intereses en el Parlamento para postergar las elecciones generales y bajo sospecha por no agendar en el Legislativo los graves casos contra el legislador Edgar Alarcón.

Hay un aumento de la desaprobación al presidente del Congreso en el país. Este incremento es moderado en comparación con hace dos meses (cuando era de un 61%), pero pronunciado si se contrasta con la evaluación que tuvo Merino, a junio, con pocas semanas en el cargo, cuando era de cerca de la mitad de la población (47% en el estudio del IEP de entonces).

En cambio, como difundió ayer La República, el presidente Vizcarra mantiene alta aprobación, estimada en aproximadamente un 60% de la población, pese a las graves denuncias contra este.

En general, tres de cada cinco peruanos (61% en el sondeo) creen que el actual Congreso es igual o peor que el anterior, disuelto el año pasado. Esta percepción no es muy diferente a hace dos meses (en el sondeo del IEP de agosto era un 56%).

Una minoría, estimada en algo más de un tercio del país (38% en la encuesta) considera que este Parlamento es mejor que su predecesor. Sí es evidente que se reduce esta percepción (en agosto eran un 44%).

A pesar de esto, cerca de la mitad de los peruanos (un 49% en el estudio) piensa que quien sale más perjudicado de las tensiones entre el Poder Ejecutivo y el Congreso es el jefe del Estado.

Pese a los cuestionamientos a este Legislativo, la mayoría del país (56%, grosso modo) cree que fue lo mejor haber disuelto el anterior y solo un 15% piensa que el resultado ha sido peor.

En tanto, la desaprobación a los ministros sigue siendo mayoritaria (de un 57%), no muy distinta a hace dos meses. Casi la mitad del país (un 48%) reprueba al primer ministro, Walter Martos, y un 41% lo aprueba.

El Poder Judicial también continúa con alta desaprobación: cerca de dos tercios (un 67% en la encuesta). Solamente un 28% aprueba a esta entidad.

Análisis

Relaciones peligrosas por Rodrigo Gil Piedra, politólogo del IEP.

La presidencia de Martín Vizcarra ha sabido capitalizar a su favor las pugnas y tensiones presentes en su relación con el Congreso. La debilidad del presidente y las falencias ministeriales quedaron relegadas a un segundo plano cada vez que el Legislativo logró poner contra las cuerdas al Ejecutivo.

Este rasgo de la relación Ejecutivo-Legislativo se actualiza una vez más en un escenario donde recaen serias acusaciones de corrupción sobre Vizcarra. Algunas noticias positivas en la lucha contra el covid-19 y en los esfuerzos por la reactivación económica podrían explicar parcialmente el ligero aumento en la aprobación del Ejecutivo.

En ese marco, mociones de vacancia o rumores sobre el posible aplazamiento de elecciones –llegados desde el Congreso- son rechazados por la población. Si bien se ha destacado que la mejor “bancada” de Martín Vizcarra es la opinión pública, es importante anotar que las decisiones, desaciertos y errores políticos del Legislativo terminan siendo muchas veces el aire que este gobierno necesita.

Por otro lado, la desaprobación del Congreso se mantiene, algo que no es sorprendente a estas alturas. Sumado a la histórica baja popularidad del Parlamento, basta recordar que hace dos meses se le negó el voto de investidura a un gabinete, que el mes pasado se votó una vacancia presidencial, y que durante octubre se volvieron a activar las alarmas de la vacancia.

La ciudadanía, por lo tanto, “castiga” en términos de aprobación/desaprobación a una oposición congresal que puede caracterizarse como apabullante en determinados contextos. Con todo, tampoco causa gran sorpresa que varios congresistas no logren ver más allá del aquí y el ahora.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.