Acuerdo de Escazú no atenta contra la soberanía nacional como afirman los gremios empresariales

Política LR

La organización internacional de conservación marina Oceana negó que el Acuerdo de Escazú represente una amenaza para la soberanía e integridad nacional. Foto: La República
La organización internacional de conservación marina Oceana negó que el Acuerdo de Escazú represente una amenaza para la soberanía e integridad nacional. Foto: La República

Tratado internacional, que se encuentra en el Congreso para su ratificación, ha generado división de opiniones. Organización internacional Oceana asegura que acuerdo firmado por el Perú garantiza la soberanía sobre los recursos naturales.

En un comunicado conjunto firmado por la la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), la Asociación de Exportadores (ADEX), la Cámara de Comercio Americana del Perú (Amcham), la Sociedad Nacional de Industrias (SNI) y la Cámara de Comercio de Lima (CCL), entre otros gremios, advierten que la ratificación del Acuerdo de Escazú afectaría la soberanía nacional sobre el territorio del país.

El pronunciamiento del sector empresarial se suma a un comunicado de la Asociación de Oficiales Generales y Almirantes del Perú (ADOGEN), entre cuyos integrantes se cuenta a excomandantes generales del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea. Dirigiéndose al Congreso, que debatirá la ratificación del Acuerdo de Escazú, ADOGEN afirma que dicho instrumento “vulnera la soberanía nacional y la integridad territorial del Perú”.

PUEDES VER: Clan familiar de policías ganó más de 100 contratos con PNP

En septiembre de 2018, Perú suscribió el Acuerdo Regional sobre Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, más conocido como Acuerdo de Escazú, por la localidad costarricense donde se gestó. La ratificación del mismo está pendiente de aprobación en el Congreso.

La organización internacional de conservación marina Oceana negó que el Acuerdo de Escazú represente una amenaza para la soberanía e integridad nacional, y que por el contrario, alienta la protección ambiental con un enfoque de derechos humanos en América Latina y el Caribe.

“Lamentamos que se difunda información errónea sobre el Acuerdo de Escazú, cuando en el mismo texto del tratado, en su artículo 3, se menciona que el ‘principio de soberanía permanente de los Estados sobre sus recursos naturales’ guiará su implementación, garantizando así el respeto a la soberanía de cada país miembro”, explicó Carmen Heck, directora de Políticas de Oceana Perú.

“Uno de los sectores que será más beneficiado con la firma de este tratado es el pesquero, porque permitirá la actualización de la información sobre los recursos y la actividad pesquera de manera oportuna, sistematizada y organizada. Además, dicha información deberá ser actualizada en un periodo no mayor de cinco años”, explicó Heck.

El Acuerdo de Escazú es un tratado internacional que define estándares mínimos para el ejercicio de los derechos de acceso a la información, participación y justicia en asuntos ambientales y de la gestión de recursos naturales, lo que contribuirá a una mayor transparencia en materia ambiental y traerá beneficios para la pesca y la conservación marina.

PUEDES VER: Cateriano confirmó asistencia al Pleno del 3 de agosto para pedir el voto de confianza

Los gremios empresariales piensan diferente

“Lo más grave que puede ocurrir con una posible ratificación de este acuerdo es la abdicación a nuestra soberanía sobre nuestro territorio nacional, ya que el Perú estaría expuesto a los marcos normativos internacionales”, señala el comunicado de Confiep y otras organizaciones.

“Esto significaría que estaremos exponiendo a más del 60 % del territorio nacional que es la Amazonía peruana, así como el territorio andino, costero y marino, a un tratado que genera inestabilidad jurídica, afectando indudablemente a las inversiones”, indica.

Carmen Heck considera que más bien el Acuerdo de Escazú promoverá la transparencia de la información, por ejemplo, en el sector pesquero. Perú es el primer productor de harina de pescado en el mundo.

“Hoy en día la transparencia en el sector pesquero peruano es incipiente. La información del Ministerio de la Producción y del Instituto Nacional del Mar del Perú no está a disposición del público de forma oportuna, organizada, ni en formatos accesibles que permitan su reproducción y procesamiento. Además, la difusión periódica de esta información depende de la voluntad de la gestión de turno”, dijo Heck.

Entre la información relevante para el manejo pesquero que se desconoce o que no está “actualizada, tenemos la situación de las principales especies explotadas por las pesquerías artesanales y lo relacionado al impacto de las artes y aparejos de pesca utilizados dentro de las primeras 5 millas marinas. En ambos casos, la información es necesaria para determinar qué tan adecuadas son las medidas de manejo vigentes”, indicó la especialista Carmen Heck.

El legislador Alberto de Belaúnde también destacó la importancia del Acuerdo de Escazú y precisó que los gremios empresariales estaban equivocados respecto a que la soberanía peruana sería afectada.

“En el Congreso tenemos una oportunidad histórica e impostergable: ratificar el Acuerdo de Escazú. Este es un tratado ambiental pionero, que mejora el acceso a la información, la participación ciudadana, el acceso a la justicia y la protección de defensores ambientales. Es decir, contribuye a la convivencia social y al desarrollo del Estado de Derecho ambiental”, escribió De Belaúnde.

“Frente a recientes infundados comentarios en contra de este -por ejemplo, señalan falsamente que atenta contra la soberanía nacional, es conveniente precisar que el Acuerdo de Escazú incluye expresamente el principio de soberanía permanente de los Estados sobre los recursos naturales”, apuntó.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.