El informante: El niño y el toro, por Ricardo Uceda